miércoles, enero 18

Sólo Dios sabe

Cuando digo que no creo en Dios, me refiero a la figura inventada por la iglesia. A ese hombre superior, sentado en algún lugar del Cielo, juzgando nuestras acciones y dándonos su "perdón" por nuestros pecados. Sin embargo, me considero alguien súper espiritual. Sí creo en un Dios (que no es necesariamente una persona, ni está en un espacio físico como el cielo) que representa una fuerza mayor, una energía que mueve el universo (no en el sentido literal de "movimiento", que se puede explicar a través de la ciencia), que le da un propósito a nuestra vida.
Soy partidaria de que todo pasa por algo. Todo nos enseña una lección y nos pone en el camino en el que se suponía que teníamos que estar. Y ese todo es obra de "Dios", del "destino", como quieran llamarlo.
A grandes rasgos, creo que hay algo más allá de lo que se puede percibir a través de los sentidos; una "fuerza", un "Dios", una "energía", el nombre no importa. Lo que importa es que creo que estar hoy, vivo, en la Tierra, en la inmensidad de este perfecto universo, es más que una mera casualidad. Y eso, eso que es más grande que todo y todos, eso es mi Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario