domingo, julio 5

La naturaleza de la conciencia

"[...] En la actualidad, existen dos grandes teorías en Astronomía sobre el origen del universo. Una se llama Teoría de la Gran Explosión y la otra Teoría del Estado Estacionario. Los partidarios de esta última, opinan que el universo no tuvo un principio. Se expande indefinidamente, sí. Pero como resultado de la coagulación del hidrógeno libre en el espacio, se forman nuevas galaxias. Los partidarios de la otra teoría dicen que hubo una explosión primordial, un enorme estallido, hace miles de millones de años, que lanzó todas las galaxias al espacio. Pues bien, tomemos esta idea y digamos que eso fue lo que ocurrió.

Es como si tomásemos una botella de tinta y la lanzásemos contra la pared. Toda la tinta se esparciría y en el centro sería más densa, ¿verdad? A medida que nos acercáramos hacia los bordes, las gotitas de tinta serían cada vez más finas y formarían patrones más complicados, ¿no? Pues de la misma forma hubo un Big Bang en el principio de las cosas, y se expandió. Y tú y yo, sentados en esta habitación como complejos seres humanos, estamos muy, muy en la periferia de ese estallido. Somos como esos pequeños patrones tan complicados que aparecen en los bordes. Es muy interesante. Pero habitualmente nos definimos a nosotros mismos como si fuésemos simplemente eso. Si crees que solamente estás dentro de tu piel, te defines como un pequeño bucle muy complicado, muy en la periferia de la explosión. Muy alejado en tiempo y en espacio.

Hace miles de millones de años, fuiste un Big Bang. Pero ahora eres un complejo ser humano. Es por esta última idea que te aíslas y no sientes que aún eres el Big Bang. Pero lo eres. Todo depende de cómo te definas. Si realmente hubo un Big Bang, si es así como empezó todo, no eres un producto de ese estallido. En la periferia del proceso, aún eres el proceso. Eres el Big Bang, la fuerza original del universo manifestándose en la forma de quienquiera que seas. Cuando te conozco, no te veo solamente como tú te defines (el Sr. Tal o Cual, la Sra. Tal o Cual) Os veo a cada uno de vosotros como la energía primordial del universo, manifestándose ante mí en esta forma en particular. Yo sé que yo también soy eso. Pero nos han enseñado a definirnos como algo separado de "ello".

En otras palabras, cuando comienzas a ver las cosas tal como son y miras, por ejemplo, un vaso de plástico, y profundizas en la naturaleza de lo que significa ver, u oler, o tocar, te das cuenta de que el vaso de plástico es la brillante luz del cosmos. Nada podría ser más brillante. Ni diez mil soles podrían ser más brillantes. Lo que pasa es que están escondidos, en el sentido de que todos los puntos de luz infinita son tan minúsculos que cuando los ves en el vaso no te dañan los ojos. El origen de toda luz está en el ojo. Si no hubiese ojos en este mundo, el sol no daría luz. Si golpeo un tambor que carece de parche, no produce ningún ruido. De la misma forma, un sol que brilla en un mundo sin ojos es como una mano que golpea un tambor sin parche. No hay luz. Tú evocas la luz del universo, de la misma forma en la que evocas la dureza de la madera gracias a la suavidad de tu piel. La madera es dura porque tu piel es suave. Es tu tímpano el que evoca los sonidos que se transmiten por el aire. Tú, por ser este organismo, llenas todo el universo de luz y color y dureza y todo lo demás [...]"
Alan Watts.

No hay comentarios:

Publicar un comentario