martes, marzo 31

Guess who

No puedo creer que la entrada anterior fue el 16 de marzo. Siento que todo eso pasó hace años, cuando en realidad sólo estamos a quince días de mi última actualización.
¿Por dónde empezar? Creo que lo más apropiado sería mencionar que estoy en la otra punta del mundo. Así es: les estoy escribiendo desde Estados Unidos!! Resulta que el tan ansiado viaje no tardó mucho en llegar, y de hecho está más cerca del fin que del principio. Bueno, en realidad está justo en el medio; nueve días me alejan de la llegada y la partida.
Hoy a la mañana abandonamos la Gran Manzana, salimos para Washigton DC, y antes de llegar pasamos por el Museo Smithsonian de Aeronáutica y del Espacio.
Hace dos horas arribamos en la capital del país y nos instalamos en el departamento. Por lo que pude ver desde el auto, parece una ciudad super interesante y re bien cuidada. Ya lo sabré mañana cuando empecemos a recorrer. Pero hoy sólo puedo pensar en Nueva York...
The one and only New York City. No sé cómo poner en palabras lo que me provocó ese lugar. Decirles que derramé un par de lágrimas anoche mientras veía las luces de Manhattan por última vez quizás explique algo.
Nueva York es levantarte todos los días sabiendo que vas a ver algo nuevo. Es empaparte de todas las culturas y los idiomas que se te ocurran. Es no saber qué te vas a encontrar a la vuelta de cada esquina (literalmente). Es empezar a entender a todos los artistas que basaron sus obras en ese lugar. Es sentirte en una película cada vez que pasás por Times Square o Central Park o Fifth Avenue. Es olvidarte de la existencia del silencio. Es emocionarte hasta cuando vas a tomar un café. Es sentirte parte de algo increíble. Es... no sé. Es inefable: no se puede describir con palabras. Simplemente vayan ni bien tengan la oportunidad. No voy a entrar en detalles porque la experiencia es mucho mejor cuando no te la spoilean. Lo único que voy a agregar es que ya estoy planeando la vuelta, porque Nueva York también es sentir que nunca viste todo.
Estoy súper agradecida con mis viejos por haberme traído acá. Ojalá algún día pueda devolverles todos estos viajes de alguna forma. Me mostraron el mundo, y eso es impagable. Espero tener la posibilidad de mostrárselo a mis futuros hijos también.
Por otro lado, le di uso a mis ahorros y me compré un celular nuevo! Ahora tengo uno desde donde puedo publicar entradas y todo. Ya no tengo excusas para colgarme.
Ahora es la hora de la cena, así que dejo esto en stand by y me voy a ayudar a mamá con la cocina.
Hasta la próxima 🙋

No hay comentarios:

Publicar un comentario