viernes, diciembre 19

Overthinking

Estoy confundida con respecto a lo que va a ser de mi vida el año que viene.
El primer semestre del 2015 voy a volver a vivir el caos de cursar cinco materias al mismo tiempo. Es agotador y estresante, pero una parte de mi sabe que estudiar es lo más importante ahora. Sin embargo, no está en mis planes dejar de hacer las actividades extracurriculares que tanto me desenchufan del mundo: este año fueron canto, coro y gimnasio.
Ahora, si planeo hacer todo eso y sumarle las cinco materias...estoy loca.
Además, siguen estando mis crecientes ganas de empezar un instrumento (guitarra o retomar piano), lo cual, por cuestiones de tiempo y plata, me obliga a tener que abandonar algo.
Ya sé que tomarme la carrera con más calma no es una opción. Dejar la actividad física tampoco, porque me hizo muy bien este año.
Los únicos restantes son coro y canto...a.k.a, las dos cosas que más me gustan hacer en el mundo.
Y a esto quería llegar. Ambas actividades son similares, y no importa cuál deje, igual voy a seguir cantando. Pero créanme que decidir cuál dejar no es tan fácil como parece.
No quiero irme de canto porque esas clases son como terapia para mi y sólo me ocupan una hora por semana. El tema es que es vengo haciéndolo hace tres años y podría tomarme un pequeño descanso para probar otra cosa.
Coro es gratis, pero me ocupa cinco horas. Y hubo momentos durante el año en los que simplemente no me daba para los ensayos y tuve que sacar fuerzas de no sé donde para ir igual y complacer a todos. Además es imposible negociar con el director para ir un día en vez de dos... no es un tipo muy flexible que digamos.
No sé, no sé, no sé. Siempre me encanto ser una persona activa, a la que le gusta hacer de todo. Y de repente se volvió tan abrumador el tener responsabilidades.
Ahora que me doy cuenta, a cuatro días de haber empezado las vacaciones ya me estoy haciendo problema por el año que viene... ¿es que mi cabeza no va a parar ni un minuto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario