sábado, marzo 1

Todo lo que baja, tiene que subir

Now my life is sweet like cinnamon, like a fucking dream I'm living in.

La facultad es lo más. Este está siendo mi mejor año en ese aspecto, sin dudas. Es el perfecto balance entre seguir siendo joven, pero tener más independencia que en la secundaria. Con esto, no me refiero a ir por la vida haciéndome la rebelde, sino que académicamente hablando me gusta mucho más lo de tener mis propios tiempos para estudiar, entrar y salir del aula cuando se me canta, además de que las profesoras me caen re bien y la carrera me encanta. Por otro lado, amo el hecho de no tener que seguir viendo a la gente que ya no me bancaba y poder elegir con quién me quiero seguir juntando; es una sensación de libertad indiscutible.
Aunque ayer, por ejemplo, tuve un día de esos en los que no te sale ningún ejercicio porque tenés la cabeza en cualquiera. Sin embargo, en el taller de oralidad y escritura, la profesora me dijo que mi fluidez al hablar era muy buena y que no debería preocuparme tanto por esa parte del examen, lo cual me subió el ánimo e hizo que me olvidara de todo lo anterior.
También arranqué nuevamente las clases de canto. Mi profesora vino con un montón de ejercicios nuevos, útiles y sobre todo, divertidos. Y yo le vengo poniendo todas las ganas del mundo, así que las clases están siendo de lo más fructíferas. Siento que estoy aprendiendo un montón de cosas, mientras la paso de lo mejor. Es como una terapia para mi, siempre lo digo. Cuando salgo de ahí, me siento otra persona. Es lo mejor de la vida.
Todavía no cambió mi actitud con respecto al tema del que hablé en la entrada anterior. Esa cosa de la resignación, pero para bien. Me siento mucho más relajada; como que estoy dejando de analizar la vida tan profundamente, para darle lugar a una parte de mi que nunca había tenido espacio. Esa parte que simplemente se deja llevar por como viene el momento y actúa acorde a lo que cree mejor para mi. Esa parte con la habilidad de llevarme a otro mundo en donde no tengo que pensar en lo malo, sólo quedarme tranquila.
Una parte que se había tomado unas largas vacaciones. Menos mal que volvió, porque la necesitaba mucho y, por ahora, me está haciendo muy muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario