domingo, marzo 30

Con el tiempo te das cuenta

Cuando era más chica, mi papá me vivía diciendo que al terminar la secundaria seguramente no iba a tener ni la mitad de los amigos que tengo ahora. En ese momento le contestaba que no tenía idea de la vida, y obviamente, al final tenía razón.
Ahora que miro para atrás me doy cuenta de la cantidad de cosas injustificables que le perdoné a un montón de gente bajo la excusa de que "bueno, es mi amigo, lo tengo que aceptar como es". Ahora me digo, qué pelotuda, pero la realidad es que a todos nos pasa lo mismo.
Llega un momento en el que tenés que empezar a seleccionar y dejar atrás a las personas que no te hacen bien. Porque sí, tuve períodos de juntarme con gente con la que no la pasaba bien. Gente que directamente me hacía mal, pero yo tenía esa falsa idea de que si me bancaba todas esas actitudes, iba a crecer como una mejor persona. Y no, las pelotas. A veces hay que ponerse a uno primero y ver qué es lo mejor para nosotros.
Puedo decir que finalmente siento que estoy y sólo estoy con quien quiero estar. Amigos que sí me aceptan, pero si me tienen que decir algo, me lo dicen. Ya no me duele tanto dejar cosas atrás; es más, me hace bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario