jueves, diciembre 12

High school

Mañana ya es la entrega de diplomas, no puedo creerlo. Si bien no tengo esa emoción por la promoción, esta ceremonia es lo que siempre esperé, porque me recuerda a las graduaciones de las películas que tanto me gustaba ver cuando era chica, sumado a que amo cualquier oportunidad de ponerme un vestido.
Ya tengo el mio: ayer lo fui a buscar a la modista y quedó re lindo, hizo un trabajo excelente. Al principio, cuando compré la tela, no me convencía mucho porque nunca fui de las personas que les gusta usar estampas en la ropa; en otras palabras, soy más simple que la mierda. Pero vérmelo puesto y terminado cambió toda mi perspectiva y ahora lo amo; ya me lo probé como cuarenta veces.
Encontrar zapatos no fue una tarea tan sencilla. De hecho, no encontré, y por eso terminé mandando a teñir una de las tiras de unas sandalias mías que sólo usé dos veces. Estoy contenta porque son re cómodas, pero me hubiera gustado comprarme unas nuevas.
Y cuando digo no encontré, es así, literal: no había zapatos para mi. Fui a catorce zapaterías del centro y en todas obtenía la misma respuesta: "no, en 40 no me quedó...pero acá te traje la 39 {primera variante} / pero acá te traje la misma en color beige {segunda variante}". NO, HABER, SI CALZO 40 Y TE PIDO EN COLOR NEGRO, TRAEME LA 40 EN COLOR NEGRO O NO ME TRAIGAS NADA.
Aparte ni que calzar 40 fuera cosa del otro mundo; conozco a un montón de amigas que están en la misma situación que yo. Lo que me explicaron en una zapatería es que, siempre que llega la mercadería de las fábricas les traen un par de talle 40 y dos pares de todos los demás números, entonces el 40 siempre es el primero que se va de la tienda. Porque claro, las desafortunadas como yo, ni bien encuentran un par que les queda, se lo llevan.
Esto me llevó a preguntarme {y les juro que ya me calmo con el tema zapatos} por qué las fábricas seguirían produciendo pocos talles grandes de calzado si son los primeros que se gastan. Lo mismo que con la ropa; si siempre que entrás a un local las remeras que quedan son talle 1, por qué no fabricarías más remeras de talle 2, 3,4, etc? Así, harían felices al consumidor sin necesidad de transformar un día de shopping con mi mamá en una tortura. Se supone que la ropa tendría que adaptarse a nosotros, y no nosotros a ella.
Odio este sistema, lo odio con toda mi alma.
Pero bueeeeno, vamos a calmarnos toooodos y por qué estoy hablando sola. La cosa es que ya fui a hablar con el peluquero y básicamente tengo que estar ahí como cuatro horas antes de la entrega porque siempre se llena de gente y si no me llegan a hacer lo que quiero a tiempo soy capaz de incendiar todo, pero estoy calmada. Espero que también me puedan maquillar ahí; soy un desastre para eso {ando con ganas de hacer un curso}.
En conclusión, estoy super ansiosa, quiero que sea mañana ya. Todavía no decidí que hacer con el tema de la fiesta. O sea, primero sí quería ir, después no cuando me dijeron que iba a salir 750 por persona, pero ahora unos amigos me ofrecieron ir a la plaza a vender tortas para abaratar un poco el costo. Pero no sé, me sigue pareciendo una locura el precio.
Por otro lado, el tema de mi pieza. Terminé de sacar toda la guarda y los estantes que había en la pared, pero hasta que a mis papás no se les cante comprarme la pintura, no hay mucho que hacer, más que seguir buscando escritorios y bibliotecas por mercadolibre.
Dentro de siete horas tengo otra presentación con el coro y todavía no decidí si voy a ir, ¿no soy genial? Siempre es el mismo problema: no puedo actuar cuando van a cantar las canciones viejas, porque todavía no me las sé, no las ensayamos nunca y no me da la cara para pararme a hacer playback porque siento que arruino toda la dinámica del coro, aunque me digan que nada que ver.
Hasta acá llega esta entrada. Me voy a ver el primer capítulo de Breaking Bad a ver qué onda. Adios.

2 comentarios:

  1. A mí también me costó mucho conseguir zapatos para mi fiesta. ¡Eran todos re feos!
    Yo no tengo problema con el talle pero sí con el tipo de taco, porque a pesar de que sea un 38 si el taco es muy alto me voy de lleno al piso. :$

    ¡Felicidades muchacha! ¡Qué la pases bárbaaaaaaaro!

    ResponderEliminar
  2. Es muy linda esta etapa de preparativos, de nuevas experiencias que vas a ir viviendo.
    Que toda la entrega y demás la disfrutes un montón!
    Y si, las fabricas parecen que no entienden el sentido de las ventas.
    Un beso,

    ResponderEliminar