martes, diciembre 31

Love is real

Hace ocho días que no escribo una entrada. Será porque las palabras siempre brotan más fácilmente cuando uno está triste o enojado. Pero en estos días sentí que no tenía nada más para decir que no sea "estoy tan feliz".
El viernes festejé mi cumpleaños e invité a todos mis amigos a casa. ¿Nunca tuvieron esa sensación de estar acostumbrado a algo y olvidarse de lo que realmente significa porque ya es algo natural? Creo que eso me había pasado en este último tiempo, en el que me estuve sintiendo más sola que nunca. Me había olvidado de que estoy rodeada de tan buena gente, que siempre está, que siempre te escucha, que te hace reír, te acompaña cuando la pasás mal. Suena re cursi esto, pero en un momento me paré a buscar más comida para ponerla en la mesa, y cuando volví y vi a todos hablando entre ellos, riéndose, pasando un buen momento, me cayó la ficha de lo afortunada que soy al saber que esas personas me quieren tanto como yo los quiero. El sólo saberlo me alcanza. Y si además me lo demuestran con abrazos, con palabras, con sonrisas, mejor todavía.
Antes de empezar esto, me puse a releer la entrada del jueves 19, en la que hablaba de cómo a veces pienso demasiado en los demás y nunca en mi.
Es cierto que debería empezar a ser más buena conmigo misma; dejar de pensar en todo lo que hago mal y darme cuenta que hay muchas cosas en las que soy muy buena. Aunque me digan lo contrario; aunque me diga lo contrario.
No nací para ser una de esas personas egocéntricas, que se ponen a la cabeza de todo. No quiero, no me gusta. Porque si bien nunca tienen un puto complejo consigo mismos, podés ver la forma en la que se aíslan de las personas que más quieren (y no les importa).
Pero, ¿saben qué me di cuenta? Que pensar en los demás también es pensar en mi. Y cada vez que hago algo lindo por alguien, siento una gran satisfacción conmigo misma, que no me hace sentir ninguna otra cosa.
John Lennon tenía razón al decir que el amor es lo único que necesitamos. Porque los amo. Y el saber que ellos también me aman, me alcanza para sentirme la persona más feliz del mundo.

3 comentarios:

  1. Hola ♥
    Me sentí identificada con esta entrada.
    Y hace poco tambien celebre mi cumpleaños y fue un momento muy tierno en el que me di cuwenta de lo genial que es estar con esas personitas que te aman :)

    Este nuevo año viene con todo, nuevas oportunidades y nuevas metas
    Cuidate ♥

    ResponderEliminar
  2. Me parece una hermosa manera de terminar el año, y empezar otro. Felicidades:)

    ResponderEliminar
  3. Hola Juliana!

    Cómo estas? Hace muchísimo que no pasaba por tu blog. La verdad es que andaba bastante ocupado con la universidad, y por eso se me complicaba escribir en el blog. Me encantó esta reflexión que hiciste. Sobre todo me agrada la idea de que hacer algo bueno para los demás, es hacerlo para uno mismo también. Espero que empieces muy bien el año. Te quería avisar que te deje un premio en mi blog. Espero que te guste. Acá te dejo la url del premio:

    http://unpocodistinto.blogspot.com.ar/2014/01/premio-liebster-award.html

    Espero que andes muy bien!

    Un beso grande! :)

    ResponderEliminar