martes, noviembre 5

Travelling


Volví, volví, no desesperen (?
Bueno, para empezar es inevitable hablar del colegio y de las obligaciones que lo caracterizan. Llegando al final, ya empezó la etapa en la que me empiezan a encajar trabajos prácticos y exámenes más o menos todos los días, mientras mi fiaca interna de fin de año no me permite hacer nada. Ya me cansé, quiero terminar ya, aunque eso signifique dejar la secundaria.
Quiero que sea enero, hacer la valija, subirme al auto y terminar en Córdoba, no pienso en otra cosa. Extraño el ambiente de viaje: la preparación, la ruta, e incluso las estaciones de servicio. Ya saben que si fuera por mi, viviría en un avión, tren, auto o lo que sea.
Hoy en lengua, el profesor nos puso a hacer un ensayo. Dentro de las hipótesis que debíamos elegir para desarrollar, estaba la que hablaba de la elección de la carrera y el futuro. Inconscientemente, la frase me llevó a preguntarme qué estilo de vida me veía llevando una vez terminados mis estudios; la respuesta fue sencilla: viajando.
No quiero vivir en un lugar, no quiero tener una casa, no quiero tener una rutina para el trabajo, no quiero tener hijos hasta más de los treinta. En síntesis, no quiero el tipo de vida convencional hasta no haber explorado todo lo que tenga ganas de explorar y hacer todo lo que tenga ganas de hacer.
Sé que después, con la formación de la familia, el rol de madre es algo que te cambia la vida de una forma hermosa, pero a la vez te limita en muchos aspectos. Básicamente, dejás de vivir para vos y empezás a vivir para el otro, a ser para el otro. No me malinterpreten, por supuesto que me encantaría tener hijos, porque debe ser una de las mejores cosas de la vida, pero primero me gustaría disfrutarme a mi misma.
Al escribir el ensayo, decidí incorporar de qué manera yo había elegido mi carrera, y expliqué qué factores había priorizado: dedicarme a algo que me guste, que me haga feliz, que me interese, que no requiera un sólo ámbito de trabajo sino que lo pueda hacer desde cualquier lado para que se adapte a mi estilo de vida. Creo que cuando me lo corrijan, lo voy a transcribir al blog.
Esto se conecta con el hecho de que ayer, cuatro de noviembre, me preinscribí en la facultad. Sí señores, ya respondí todas las preguntas, completé el formulario, lo imprimí, lo firmé y saqué turno para hacer los trámites finales el tres de diciembre.
Sumado a eso, ya arranqué las clases particulares con la profesora y me dio mis primeras tareas. Es una divina, estoy re contenta.
Traductorado de inglés, allá voy.

Escuchando: Clint Eastwood - Gorillaz 

2 comentarios:

  1. ¡Que bueno todo lo que contaste! Viajar nos enseña mucho, esta muy bueno.
    Falta poco para fin de año a no desanimar!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Dios mio si pareces mi espejo. Yo pienso lo mismo, es que tenemos tantas cosas por ver, por descubrir y tantas cosas que aprender y conocer que no se porque seguir haciendo lo mismo que hacen los demás. Creo que la mejor manera de crecer es viajando. Ojala pudiese viajar tanto como deseo. Y mucha suerte en la facultad.
    Muchos besitos desde http://queenofyourdreams.blogspot.com.es/ ♥

    ResponderEliminar