martes, noviembre 19

Thank you

El jueves viví uno de los días más especiales de mi vida. Tengo la suerte de poder volver a decir que cumplí uno de mis sueños: ver a mi ídola en concierto.
El tiempo mataba, hacía como 32 grados, no había una sola nube y el sol pelaba. A la mañana fui al colegio, rendí el final de lengua y me fui con Rochi y Mari a la casa de una de Rochi, por donde más tarde nos pasaría a buscar el papá para ir al recital.
Así fue. A las dos y media ya estábamos en la fila para entrar. Llegamos super temprano, para garantizarnos que no íbamos a estar tan lejos del escenario. Resulta que nos cocinamos tres horas y media bajo el rayo del sol, mientras charlábamos con otro grupo de chicos que también venían exclusivamente por Lana.
Al entrar, nos dimos cuenta de que la mayoría de la gente que estaban haciendo fila adelante nuestro tenían la entrada más cara (el lugar estaba dividido en un pequeño campo VIP y el resto era campo general, donde estábamos nosotras). Por lo tanto, al ser de las primeras que llegamos a nuestro sector ¡¡¡conseguimos lugar pegadas a la valla que dividía los dos campos!!! O sea, por tres pasos no estábamos en el vip. Teníamos el escenario a sesenta metros, se veía espectacular.
La verdad, yo pensé que cuando se llenara más de gente nos iban a empujar tanto que íbamos a terminar en la otra punta. Además, todavía faltaban cinco horas para el turno de Lana, no nos tenía fe ahí adelante. Pero resistimos como pudimos; agarrándonos de las vallas cuando empezaban todos a saltar, haciendo fuerza para que no se nos quisieran meter entre medio, y lo logramos.
A las diez y media de la noche apagaron las luces, y sentí como mi corazón empezaba a latir a cinco mil por hora. Todas estábamos igual.
Entraron las violinistas, el pianista, el guitarrista, el baterista y todos juntos empezaron a tocar una introducción hermosa, de ninguna canción en particular, pero bien del estilo. Entonces, ahora sí, todos reconocimos el principio de la canción Cola y los gritos inundaron el espacio. Yo ya no podía más de la ansiedad, cada vez me aplastaban más contra la valla, pero no me importaba, en segundos iba a aparecer.
Y apareció. Con un vestidito de seda blanco, una flor roja en la cabeza y descalza. Es la mujer más hermosa que vi en mi vida, la verdad no sé cómo explicarlo. Gritaba y lloraba mientras trataba de seguir la letra de la canción. Es ella, no puede ser. Es ella.
La presentación siguió. Yo ya estaba un poco más tranquila, es decir, seguía con el corazón que se me salía por el pecho, pero ya podía sonreír y cantar absolutamente cada palabra. Tenía a Lana Del Rey a metros de mi, había llegado el día.
Siguieron otras canciones, el video de Ride que me quebró totalmente, el momento en el que Lana bajó y saludó a todo el público que estaba adelante de todo, a quienes envidio con toda mi alma, etc etc. En la última parte del último tema (National Anthem), Rochi se descompensó y la tuvo que sacar el de seguridad por arriba de la valla, agarrándola de los brazos. Entonces me quedé solo con Mari, disfrutando los últimos momentos.
El recital finalizó, nos dimos vuelta donde se encontraban otras dos amigas mías que habían ido por separado (Pili y Pau) y las cuatro empezamos a abrazarnos mientras llorábamos desconsoladamente. Después la encontramos a Rochi, nos despedimos de Pili y Pau y partimos para casa.

Fue uno de los mejores días de mi vida. Todavía no puedo creer que tuve la suerte de ver y escuchar de tan cerca a una persona que admiré tanto tiempo. Te amo, Lana. Gracias por existir, sos lo mejor que me pasó.

♡ 14.11.13 ♡

1 comentario:

  1. Qué hermoooooso Juli! Me re alegro por vos, sé las ganas que tenías de verla. En verdad es indescriptible lo que se siente en un recital, tenés a tu ídolo tan cerca, y tanta gente que lo ama al lado tuyo. Es muy emocionante.
    El sábado puder ir a ver con todos mis amigos a dos bandas que amo, Divididos y Bersuit. Y en verdad esa noche no me la olvido más! Más allá de lo que te pueda gustar su música, cuando ves en vivo a un artistas que querés, se te sale el alma...
    Mucha suerte en los finales! Ya es el último tirón :)
    Un abrazo grande Juli, nos leemos!

    ResponderEliminar