sábado, octubre 12

Don't make it bad

Sé que lo mejor sería contarles cómo estuvieron últimos días, pero sería una forma de evitar hablar de las cosas que realmente siento. A su vez, es inútil querer explayarme mucho con cosas que no tienen mucha más vuelta que algo simple y concreto. Seguir acordándome no es algo que me haga bien. Así que me vuelvo a encontrar con este dilema: no sé qué contar. Me haría bien sacarlo todo de adentro mio en unas pocas palabras, publicarlo, pasar de página y seguir con mi vida. Pero no puedo, me cuestiono si alguien me entendería o no. Y enseguida me respondo: no, quién me va a entender, si después de todo la gente siguió avanzando y yo me quedé en el mismo escalón. Sumado a eso, el inconsciente me juega en contra.
Así, acabo de llegar a la conclusión de que no quiero soñar más. Y menos soñar con temas tan delicados para mi. Pasa lo que siempre me termina pasando; me despierto, me doy cuenta de mi realidad y me quiero matar. Pero no me puedo permitir estar bajoneada todo el fin de semana largo. Tengo que hacer algo, juntarme con amigas, mirar muchas películas, leer, hacer tarea, salir a caminar. Cosas que me distraigan. 
Hoy por ejemplo, tengo Trabajo Social y voy a ver a los nenes, cosa que me llena de felicidad. Además, evita que me quede en mi casa postrada en la cama, haciendo lo peor que podría hacer: pensar. 

Escuchando: Hey Jude - The Beatles 

1 comentario:

  1. Ando en las mismas, bueno yo siempre ando en las mismas. Tengo un borrador en mi blog hace bastante tiempo que es lo que dijiste, un montón de palabras que bien podrían ser resumidas en unas cuantas. El mismo tema de siempre, también pienso que los demás avanzan y yo me quedo mirándolos desde atrás. Horrible.
    Si te da tiempo sería genial que te pases por mi nuevo blog (compartido) ajenacorrespondencia.blogspot.com
    Saludos!

    ResponderEliminar