lunes, octubre 28

Arroz con leche

El sábado fue el último día que hice Trabajo Social con los nenes, y tenía ganas de concluir esta etapa con una entrada contándoles cómo me hizo sentir la experiencia.
Siempre había querido hacer algo por la comunidad, pero nunca se me había dado la oportunidad. Por lo tanto, ni bien me enteré que el colegio estaba llevando a cabo un programa de trabajo comunitario, no lo dudé ni un segundo. El tema es que esto fue el año pasado, mientras yo estaba preparándome para rendir el First. Al tener tan ocupada la semana se me complicaba bastante, pero decidí que iba a dejarlo pendiente para este año.
Y así fue. Asistí a la primera reunión junto con un montón de otros chicos de la escuela {entre ellos, un par de amigas mías} y conocí a los coordinadores, Ana, José y Vane. Uno más divino que el otro.
Viernes tras viernes, empezaron a brotar ideas y planificaciones de las paredes. Los sábados nos juntábamos en el colegio, íbamos a la parada y tomábamos el micro para el barrio. Al llegar, esperábamos a los chicos con guitarreadas en la calle y alguna que otra charla, si es que no había que preparar nada para las actividades.
Una de las sensaciones más lindas que me llevo, es la imagen de las caritas de los nenes cuando nos venían a saludar. A los cinco minutos ya los teníamos a todos subidos a caballito. Poco a poco los fuimos conociendo, y terminamos dándonos cuenta de que todos son diferentes y especiales a su manera. Y el saber que estábamos compartiendo algo con ellos, fue el lujo más grande de todos.
Ojalá se hayan llevado la mitad de las cosas que yo me llevo de esta experiencia; no sólo la satisfacción del trabajo comunitario en sí, sino también un nuevo grupo de gente con la que sé que puedo contar, como son los chicos con los que realizamos el taller y los coordinadores.
Cómo olvidar las charlas a la vuelta del barrio. Todos nuevamente dentro del micro, hablando sobre el día, sobre filosofía, sobre política, sobre psicología. Siento que llegamos a varias conclusiones juntos, que me marcaron de cierta forma especial :)
Estoy más que feliz, ojalá el año que viene tenga ratitos libres para pasarme a las reuniones o acompañarlos los sábados al barrio. En serio fue muy lindo. Una lástima que se haya terminado. Pero bueno, al final lo único que tenemos son experiencias, y esa es una que nunca voy a olvidar.
¡Gracias Trabajo Social!

Escuchando: Happiness - The Fray

No hay comentarios:

Publicar un comentario