jueves, septiembre 12

You don't seem to care

Creo que todos, en algún momento de nuestra vida, llegamos a un punto donde ya no podemos dar nada más de nosotros, y lo único que nos queda es esperar un mínimo interés por parte de la otra persona.
Es decir, cuando te interesa la relación que tenés con alguien, es lógico que luches porque las cosas estén bien con la misma. Sin embargo, ¿qué más se puede hacer cuando ya cubriste todas las posibles demostraciones de aprecio y la cosa se vuelve demasiado one-sided? Lo que en inglés se refiere al tipo de relaciones donde no hay reciprocidad. Donde uno aporta aporta aporta y no recibe nada a cambio.
No es que uno dé esperando recibir, pero qué sentido tiene seguir peleándola cuando ya te diste cuenta que...ya fue. Que nada de lo que hagas va a causar que al sujeto x le importe tu existencia tanto como a vos te importa la de él. Pero el hecho de que no le importes no es lo grave; lo grave es que tampoco le importa que vos hagas cosas para importarle. ¿Se entiende? Le da lo mismo que te esfuerces para mantener el hilo de la relación. En conclusión, no le importa nada.
Así es como se llega al punto donde ambos saben muy bien que, si no fuera por vos, directamente ni se dirigirían la palabra. Ya todo el peso del mundo está depositado sobre tus hombros. Sobre mis hombros, no sé para qué hablo en segunda persona.
La cosa es que me cansé de luchar en todo sentido por mantener una mínima relación con algunos sujetos x a los que directamente no les importa si yo estoy ahí o no. Seguro que si me fuera, ahí sí se alterarían. Pero sé que no sería porque me quieren, sino porque, una vez más, no se dieron cuenta de lo que tenían hasta que lo perdieron.
No estoy buscando que alguno de ellos la pelee por mi. De ninguna manera; eso es algo que tiene que nacerle a las personas. Esto no es por ellos, es por mi. Porque sé que tengo que priorizarme y hacer notar lo que realmente valgo. Dejar de lado esa impresión de chica que corre atrás tuyo cuando estás enojado con ella, y mostrarme como alguien por quien vale la pena luchar, independientemente de si lo hacen o no.
Vuelvo a reiterar que me estoy refiriendo a aquellos por los que ya nada de lo que haga logre cambiar las cosas. En cuanto a los demás, estoy dispuesta a seguir peléandola por ellos. Siempre.

Escuchando: Why'd you only call me when you're high? - Arctic Monkeys

1 comentario:

  1. Me encanta como escribís y tu blog. La verdad es que todos en algún momentos nos cansamos y es ahí cuando nos damos cuenta en verdad de todo el tiempo que perdimos.

    Te sigo

    http://avecesmepareceoirturisa.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar