domingo, septiembre 8

Bachilleres

En cualquier momento cruza rodando una bola de pasto seco por este desierto que es mi blog. Sin embargo, mi necesidad de relatarles el día de ayer es mucho más grande, así que, con o sin lectores, esto fue lo que pasó.
A la una de la mañana nos encontramos todos los chicos de la promoción en la plaza con nuestros respectivos disfraces (yo fui de ash ketchum, el de pokemon, y mi amiga Marina de pikachu). No puedo explicar lo divertido que fue ver a todos pintados y arreglados como si fueran otras personas, me encantan esas fiestas.
Desde ahí, cantamos un rato las canciones de la promo y partimos para el boliche, que estaba a sólo tres cuadras. Cuando llegamos, ya había empezado la música, la barra ya estaba funcionando y bueno...empezó la fiesta. A los veinte minutos de haber entrado una chica me volcó (espero que sin querer) un vaso en el chaleco que me mojó el pelo y se me infló por el resto de la noche, pero no me importó demasiado; me hice una trenza y chau.
La pasé genial, la verdad que fue todo debido al hecho de ir bien predispuesta. Días antes me dije "no puedo permitirme pasarla mal en esta fiesta, que pasa una sola vez en la vida y no me quiero arrepentir después. Me mentalicé y todo me salió como quería, fue hermoso. Sé que ese debería ser el pensamiento que tendría que tener todos los días con respecto a la vida. Prometo intentar llevarlo a cabo.
Volviendo al relato, a eso de las seis y media decidimos, con un par de amigos, ir a comer algo a algún lado porque el hambre reinaba el ambiente. Terminamos en un open 24, donde me compré un paquete de papitas y un agua, mi permitido de la semana (las papitas, no el agua).
Finalmente, una hora más tarde, cuando vimos pasar a todos los chicos de la promoción nos unimos a ellos y cortamos una de las principales calles de la ciudad para cantar al ritmo de los bombos y las trompetas, agitando las banderas. Emprendimos camino hacia el colegio, tiraron la pirotecnia y entramos.
Casi todos los chicos de cuarto y quinto fueron sacados de clase para comenzar la recreación; primero nos dieron chocolatada con medialunas para el desayuno, luego nos sentamos un rato, y en seguida empezó la música para seguir con la fiesta. Sinceramente nunca bailé tan exageradamente en mi vida, y eso que soy re tímida. Sentía que no me importaba nada; saltaba, hacía pasos raros con mis amigos, me moría de risa. Fue lo más lindo.
Tipo diez y media, no aguanté más y me fui. Los demás se quedaron a ver a una banda de cumbia que yo no tenía ganas de escuchar. Resumidamente, me tomé el micro, llegué a casa, me duché, me acosté y dormí hasta las cinco de la tarde.
Hoy es otro día muy especial. TENGO LA ENTRADA PARA EL RECITAL DE LANA DEL REY. Les juro que no caigo, voy a ver a mi ídola, ¿alguien entiende lo feliz que estoy? 14 de Noviembre llegá ya.
En fin, esta noche vamos a salir a tomar algo con mi prima y seguramente se quede a dormir.
Nada más que decir, estoy feliz feliz feliz feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario