viernes, agosto 16

Let it be

Llegué a la conclusión de que nadie es feliz. Como seres humanos, no sólo nos caracterizamos por buscar siempre algo de qué quejarnos, sino que también tenemos una historia que nos deja marcas, y por consiguiente, nunca dejamos de tener presente al pasado, por más paradójico que suene.
La felicidad no es una forma de vida; es algo momentáneo: soy feliz cuando me junto con amigos, soy feliz cuando me tiro en mi cama a escuchar música, soy feliz cuando canto, soy feliz cuando compro, soy feliz cuando me abrazan. Para todos se da en diferentes situaciones, dependiendo de lo que cada uno considere feliz.
Vine a escribir esto porque de alguna forma me cansé de buscar un estilo de vida que no existe. Tengo que aprender a aceptar las cosas como vienen y dejar de hacer un drama siempre que la vida se pone difícil.
Para nadie es fácil, todos pasamos por cosas que requieren su lucha; y ahí está la gracia de la vida.
El otro día leí una frase que decía algo así como "cuando estés mal, preguntate a vos mismo si aquello va a importarte dentro de diez años". Me dejó pensando en la cantidad de tonterías por las que me preocupo. Supongo que son parte de la edad, pero a veces está bueno ver el panorama más amplio y darte cuenta que nada es tan malo como parece. No es ni malo ni bueno, es. Y, como parte de esta vida, hay que dejarlo ser.

Una canción: Pursuit of happines - Kid Cudi ft. MGMT

2 comentarios:

  1. Es cierto, deberíamos dejar de buscar ese "estilo de vida" y aprovechar/disfrutar las pequeñas cosas.
    La frase igual me puso a pensar.
    La recordaré siempre, de eso estoy segura.

    ResponderEliminar
  2. No hay una sola formula de la felicidad y es eso lo que nos lleva a vivir experiencias nuevas intentando encontrarla.
    Creo que en cierta medida somos felices pero nos cuesta verlo porque siempre vamos a querer más de lo que sabemos que podemos obtener.
    Linda frase, un beso!

    ResponderEliminar