martes, julio 2

July

Faltan 13 días. No, no puede estar pasando esto. Justo recién estaba mirando mis fotos de perfil y vi una que habíamos puesto todos los chicos de la promoción antes del último primer día. Ahora se me viene mi fiesta prebariloche, después el viaje. ¿Y ahí qué hago? Entrega de diplomas, fiesta de egresados y chau. Se me va la secundaria señoras y señores. Y sé que este está siendo un tema reiterativo pero entiéndanme; está todo igual que siempre, pero a la vez siento que nada es igual. Porque aunque sea el mismo colegio, las mismas escaleras, el mismo piso y las mismas aulas, lo que siento al estar ahí no se compara a nada de lo que sentí en los años anteriores. Y no, no es que estoy triste o nostálgica porque soy la re chica promo que no puede vivir sin el colegio; se trata de un sentimiento extraño. Es como si me dara impresión que estos seis años se me hayan pasado tan rápido y ya esté acá, justo a mitad del trayecto, cada vez más cerca del fin que del principio. Cada vez más cerca de aquella puerta que abre camino a tierras desconocidas. Y como toda apertura al misterio, tengo un poco de miedo mezclado con ansiedad.
Pero bueno, justamente ayer un compañero mio escribió por facebook en el muro del grupo de la promoción para avisarnos que nos aprendamos las canciones nuevas que habían inventado, y al final concluyó poniendo: "no se olviden que viene lo mejor loco, motivense y dejen las preocupaciones de lado una vez en su vida que este es el último año del colegio y no lo van a vivir nunca mas en su puta vida" Aunque sólo sea otra de las tantas boludeces que escriben en ese grupo, esta última frase me tocó de alguna forma. Porque yo soy así, vivo preocupándome por cosas que no lo ameritan. Nuevamente estoy tratando de no pensar. Pensar es lo que me lleva a darme manija con cosas que no existen, y si voy a vivir buscando el aspecto negativo de las cosas, nunca voy a disfrutar nada.
Se terminó. Estoy haciendo lo mejor que puedo para, simplemente, dejarme llevar. Porque no voy a tener otro año, y sé que cuando termine me voy a querer matar. El momento es hoy, ahora. Y va a ser dentro de trece días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario