jueves, junio 13

I'll put his picture down and maybe get some sleep tonight

Es lógico que no me ponga a saltar en una pierna. Porque aunque su felicidad sea la mia, va más allá de eso.
Creo que cierta parte de mi ya se imginaba {y es que era obvio} que en algún momento iba a pasar. Que más allá de todas las esperanzas que pudiera tener, la realidad siempre es mucho más fuerte. Sobre todo la nuestra.
No sé si resignación es la palabra, ya que de alguna forma venía preparada. Pero que me pegó sí, me re pegó. Me sentí devastada, derrotada, como si me hubiesen tirado un balde de agua fría para despertarme. Para abrir los ojos y darme cuenta de que, en serio, es momento de seguir adelante. No me refiero a tirar todo a la mierda, porque sigue existiendo algo re lindo entre nosotros. Algo que me hace sonreír, que me llena. Pero sí es hora de meterme en la cabeza que nunca voy a tener lo que quiero.
Y basta, basta de querer sentirme feliz por compromiso. Basta de intentar tomar todo bien para complacer a alguien más. A partir de ahora no quiero meditar, quiero sentir. Me quedo con eso.

Una canción: The State of Dreaming - Marina & The Diamonds

No hay comentarios:

Publicar un comentario