martes, junio 25

Conexión

No quiero volver a colgarme con el blog, así que hoy decidí volver a hacer el esfuerzo y sentarme a escribir. La verdad es que sí tengo cosas que contar, y me hace re bien escribir, pero últimamente estoy tan fiaca con todo. Odio eso de mi.
A ver, ¡ayer fui al cine con una amiga a ver Monsters University! Ay, es buenísima. Me encantó, no me decepcionó para nada. Antes habíamos ido a Mc Donald's a comer con su grupo de amigas, en donde hay otra amiga mia. Me pedí el Mc Wrap, uno nuevo que salió; es tipo una rapidita Bimbo, una masa muy finita a la que le ponen verduras y pollo, y hacen un arrollado. Me re gustó.
Cuando salimos de cine, me fue a buscar papá y pasamos por una casa de instrumentos, ya que él tenía ganas de averiguar por una batería eléctrica. En realidad, las odia, y honestamente yo también. Pero dice que son cómodas porque las podés usar con auriculares y ocupan menos espacio.
Preguntó, le anotaron los precios, bla bla bla y salimos. Ni bien llegamos a casa, yo sabía que me estaba esperando mi hermoso celular nuevo arriba de la mesa. Entré y literalmente lo primero que hice fue ponerle el chip de mi celular viejo y encenderlo. El problema fue cuando quise entrar a internet; no andaba la conexión. Casi lo revoleo a la mierda, me lo había comprado justamente para eso y no me funcionaba. Qué bronca.
Cuestión que llamé a la empresa y me metieron alto chamuyo, así que decidí ir hoy después del colegio a la sucursal que está en el centro. Llegué, tuve que hacer todo un tramiterío para asosiar no sé qué mierda con el equipo, pedir un turno y sentarme a esperar a que me llamen.
Estuve como media hora hasta que una chica me atendió. Era divina, no lo podía creer. Pocas veces encontrás a alguno que te trate bien. Esta mujer me explicó todo, me sacó todas las dudas, y sí, me arregló el problema que tenía. Resulta que mi chip no era compatible con el teléfono por el tema de que era muy viejo y qué se yo. Me lo cambió y voilà, ahora funciona a la perfección. Ya estuve probando whatsapp, twitter y demás boludeces. Estoy re contenta.

Voy a cambiar de tema radicalmente, porque en realidad vine para hablar de otra cosa: se me está agotando la tolerancia.
Es difícil decir en qué momento mis sentimientos hacia esta persona dejaron de ser iguales. Me parece que más bien fue algo progresivo; una acumulación de cosas que está resultando de la peor manera.
Bien, cuando la gente que me conoce me describe, la palabra paciente o tolerante suele aparecer ahí. Yo también me siento de esa manera, pero ahora estoy empezando a ver los aspectos negativos de ésto que yo creía que era una virtud. Está bueno saber tratar a las personas y no juzgarlas por ser diferente a vos, pero ya cuando hay miles de cosas que te molestan y vos te las tragás todas, se pone en juego otra cosa. A veces creo que sería mejor decir todo lo que pienso, aunque eso signifique pelearme con la gente. Porque si realmente te quieren, van a volver. Además, no te hacés mal a vos mismo.
Yo no. Yo escondo, escondo y escondo hasta el punto donde ya no soporto más. Y créanme que es difícil llegar a ese tope, pero ya me pasó con una persona. La terminé mandando a la mierda un día cualquiera en el que no me estaba molestando demasiado, simplemente por estar saturada. Confieso que me sentí re bien después, porque la odiaba y hacía tanto que tenía ganas de decirle todas esas cosas.
Lo que pasa con la persona de la que hablo ahora, es que se trata de una amiga. Una amiga a la que le aguanté tantas cosas porque conozco su historia y porque entiendo que todos tenemos defectos. Pero ya hay actitudes que no puedo dejarlas pasar. Formas de actuar que me molestan mucho. Y me da tanta bronca no poder decírselo. Mi mayor preocupación es llegar un día a ese punto de saturación y mandarla a la re concha de su madre cuando me diga "hola". No quiero lastimarla, y tampoco quiero quedar como una persona falsa que esperó al momento más inapropiado para despojarse de todo pensamiento. Ahora la paso mal doble: no sólo por tener que seguir aguantándola, sino por no saber cómo decírselo. Como cada vez me molesta más, todos los días me pongo en una postura re distante, intentando evitarla o ignorarla para tratar de que se de cuenta sola. Es terrible; sé muy bien que no sirve de nada. No entiendo por qué me cuesta tanto ser franca con la gente que quiero. Ya no sé cómo encarar el tema. No sé qué hacer. En realidad sí, pero no me sale.
No voy a echarme la culpa de todo, porque si estuvieran en mi lugar entenderían a lo que me refiero con "algunas actitudes". No son cosas que vale la pena soportar. Simplemente tenía ganas de decir que no me gusta la manera en la que actúo frente a algunas cosas. Eso.

Una canción: Do I Wanna Know - Arctic Monkeys

1 comentario:

  1. Acerca de la segunda parte, la verdad es que sino he sentido lo mismo he sentido algo muy parecido. Siempre es bueno tener paciencia, pero hay cosas que no tienes porque soportar y es cuando quieres decírselo que se te bloquea la mente. Entonces decides esquivarla, pero la persona sabe como llegar a ti...
    Espero que tengas mucha más surte que la mía.
    Un beso

    ResponderEliminar