domingo, mayo 26

See heaven's got a plan for you

Tuve un fin de semana como pocos. El jueves al final sí fui a la famosa previa de la que hablé en la entrada anterior, y como era de esperarse, la pasé genial. No sé por qué siempre hago un drama por cosas que ni siquiera sé si van a pasar, pero a veces siento que es mejor esperar lo peor para después no desilusionarse.
Llegamos al departamento de uno de los chicos, y ya estaban todos ahí, jugando a la play, a las cartas, charlando, etc. Nos unimos a jugar hasta más o menos las tres, cuando decidimos ya salir en el auto de uno de los chicos a nuestro paradero indefinido.
Primero fuimos a un bar. La mayoría de los chicos entraron, pero como nosotras somos menores y no teníamos documento, nos tuvimos que quedar afuera. Igualmente dos de los chicos se quedaron a hacernos el aguante, ¡más buenos! De ahí fuimos a otro lugar, donde sí nos dejaron entrar pero no había muchas ganas de quedarnos, así que nos volvimos a subir al auto y terminamos en la casa de una de mis amigas mirando una película en la tele (y durmiendo).
No fue la gran salida, pero estuvo re divertida. Vino Viqui a dormir a casa y se fue el viernes a la mañana. Ese mismo día, fue la exposición de arte y música de Camila en su colegio. Había pinturas colgadas por todos lados, bandas tocando y muuuucha comida siendo vendida por los propios alumnos. La verdad que estuvo buenísima, ya había ido a muchísimas expos pero ninguna como esa.
A la noche tuvimos la fiesta: nos preparamos en la casa de Cami, nos maquilló la mamá, y el papá nos dejó en la puerta del boliche donde iba a trascurrir. Aunque el lugar era chico y había mucha gente, estuvo espectacular (me estoy quedando sin adjetivos). Bailé como nunca, me crucé a todo el mundo y nada...impecable. Esta vez me fue a buscar papá
Ayer, sábado, me junté con Brian a pasar la tarde. Me levanté medianamente temprano, me bañé, pero cuando decidí que iba plancharme el pelo, me di cuenta que me había olvidado la planchita en la casa de Camila. "No pasa nada" pensé "mañana la voy a buscar". Salí con el pelo trenzado porque ya no tenía tiempo de hacerme los rulos, pero no me preocupé demasiado. Fue re lindo, la pasamos tan bien. No miento cuando digo que es una de las personas que más me puede hacer reír. Estoy feliz de que nos hayamos hecho tan buenos amigos.
El día de hoy no fue nada parecido a los otros tres. Resulta que tuve un montón de desencuentros con Camila a la hora de arreglar cuándo pasar por su casa. O no me llegaban sus mensajes, o los leía tarde, o ella diciéndome que no iba a estar en su casa. En fin...un quilombo que quedó sin resolverse. Todo empeoró porque mi mamá se recontra calentó conmigo, me mandó a la mierda, me gritó, me trató de irresponsable, me hizo llorar, encerrarme en el baño y no salir hasta el almuerzo, y todo por la puta planchita. No estoy diciendo que no tenga razón, pero encima que yo ya me sentía mal por habérmela olvidado, ella tenía que estar atrás mio repitiéndome lo idiota que soy. Detesto esa necesidad que tiene de estar reprochándome media hora sobre el mismo tema, como si yo no me diera cuenta de que me había equivocado. Estuve apunto de salir de mi casa en ese momento a buscar la puta planchita y revoleársela por la cabeza, hasta que mi papá y mi tío me frenaron y me dijeron que después me llevaban alguno de ellos.
No pienso dirigirle la palabra a mi mamá por un buen rato. Me llené de bronca e impotencia por todo esto, pero no voy a dejar que me arruine el día.
Esto me lleva a contarles que en este fin de semana pasaron varias cosas que, como el tema de la planchita, amenazaron con deprimirme el resto de la semana, pero estoy dejando ir todo, evitando pensarlo, y me siento muchísimo mejor. Honestamente me llena de orgullo la forma en la que estoy actuando, y espero seguir así. Siento que estoy logrando lo que siempre quise: pensar un poco más en mi misma y ser mi propia prioridad.

Una canción: Don't you worry child - Swedish House Mafia

No hay comentarios:

Publicar un comentario