miércoles, mayo 29

Es fácil decirlo

Y aunque todo vaya en orden, siempre está eso ahí. Insuperable, insoportable, imbatible. Impotencia. Impotencia al saber que lo único que te queda es esperar. Pero todo tiene un límite, y hace rato que lo encontraste.
Y todas esas miles de palabras que te dijeron te retumban adentro del cerebro.
"¿En qué andás?" "17 años" "No es relevante" "Tiempo al tiempo" "Ya fue" "Estás más linda" "¿En serio?" "Cuando menos lo esperás" "Sos re inteligente" "Ay" "Paciencia" "Es normal" "Te entiendo" ¿Me entendés? ¿Cómo podés entenderme? Hace tanto ya que no estamos en el mismo escalón. Hace tanto ya que pretenden imaginar lo que se sufre. Porque sólo así podrían sentirlo; imaginándolo. Sin embargo, me repiten tantas cosas, y mientras lo hacen, siguen subiendo. Y cada vez me miran desde más arriba; porque siempre fui la pelotuda que estuvo abajo. Y lo sigo estando.
"No llores más, linda". No puedo, te juro que no puedo.

 
Una canción: Satellite Heart - Anya Marina

1 comentario:

  1. Yo siempre he odiado todas esas frases que la gente repite una y otra vez a quien se siente mal, las cosas no desaparecen mágicamente solo porque te digan "Tranquila, todo ira bien".

    ResponderEliminar