domingo, abril 21

Until you learn to love yourself

Todos somos diferentes. Hay personas que nacen con la confianza alta, que saben bien a dónde ir, que ignoran y no se creen lo que dicen los demás, que tienen convicción y saben que todo les va a salir bien, que saben que son hermosos, que saben que son queridos por un montón de personas, y demás.
Y después estoy yo. Que me vivo comparando con esas personas, que me confundo con la estupidez más grande, que en diecisiete años nunca llegué a quererme más a mi que a alguien más, que necesito que alguien me diga si estoy haciendo las cosas bien, que me siento sola, y dudo muchísimo ante cualquier camino. 
Es tristísimo, pero aunque viva desesperanzada, tengo la esperanza de que esto algún día cambie. Sé que hay una salida, y también sé que yo tengo que salir a buscarla. No esperar a que llegue sola mientras me quedo sentada sufriendo; así no son las cosas. 
Es preciso que deje de atentar contra mi misma. Porque si bien hay personas que están para eso, nadie supera la capacidad que tengo yo, de hacerme sentir chiquita, insignificante y miserable. ¿Por qué creerme todo lo que dicen?, ¿por qué darles la razón? Es terrible lo que estoy haciendo, aunque pocas veces me doy cuenta. De alguna forma, está naturalizada la idea de que si otros lo dicen es porque así debe ser. Ni que fueran seres superiores, que poseen la última palabra.
A veces caigo en la cuenta de lo que estoy haciendo, y me dan ganas de darme la cabeza contra la pared. Y me miro al espejo y pienso "¿tan poco me quiero? la puta madre, media pila."
Juro que estoy intentando, pero hoy me di cuenta que necesito ayuda. Dejar el orgullo, el miedo o vaya a saber qué, y encarar el tema directamente, aunque lo sufra como la peor. Sino, voy a vivir toda mi vida deprimida por las cosas que odio de mi misma, en lugar de admirar las que me gustan y tratar de cambiar las otras. Porque sí, hay cosas que me gustan, no creo que todo en mi sea malo, sólo me cuesta mucho concentrarme en ellas y ver el vaso medio lleno. Me cansé de eso, estoy harta. 
No sé qué tan difícil es ganarse la confianza en uno mismo, pero voy a seguir intentando. Lo prometo.

Una canción: No air - Glee

No hay comentarios:

Publicar un comentario