martes, abril 9

A contest of who can act like the careless

Acabo de confirmar que soy una persona de diecisiete años en un cuerpo octogenario. Es impresionante el dolor de cintura que tengo; no estoy cómoda ni parada ni sentada. Sin embargo, no quiero aburrir a nadie con mis problemas físicos, ya que tampoco vine por eso.
Estoy acá porque la verdad no entiendo nada. No entiendo si me odia o si simplemente es de distracción. No comprendo bien qué siento. Tampoco sé si debería ser tan partidaria del "déjalo ser" cuando se trata de los sentimientos. Más bien parece que tengo que intentar controlarlos un poco y no dejar que me dominen. Eso me lo dijo hoy una amiga desde su propia experiencia; está todo en tu cabeza. Depende de cómo mentalices la situación. No tenés que darle muchas vueltas porque vas a terminar cayendo.
Así que eso estoy intentando hacer. Pero a pesar de ello, ¿es necesario que se corte así? Mi plan no es terminar todo tipo de relación, sino eliminar lo que complica a la misma. En este caso, lo que yo siento.
Es una tristeza que ésta sea una de las pocas cosas que no le puedo contar, sabiendo que siempre acudí a él cuando algo me perturbaba. No obstante, es lo que me tocó. No puedo hacer mucho más.
Me parece que la voy a cortar acá porque me tengo que ir a vacunar, y es muy probable que si voy tarde, la farmacia va a explotar de gente. Me pasó la vez anterior, estuve tres horas y ni siquiera había llevado música. Quiero sentir que aprendí de mis lecciones. Un beso.

Una canción: American - Lana Del Rey

No hay comentarios:

Publicar un comentario