miércoles, abril 3

Temporal

No puedo expresar la impotencia que tengo en este momento. Para los que no lo saben, vivo en la ciudad de La Plata, y sí, ayer hubo un temporal y llovieron 400 milímetros.
Lo más preocupante no es la luz, que se nos cortó ayer a las seis de la tarde y volvió hoy a la una del mediodía. Tampoco las goteras que se hicieron en el baño. Tampoco la cantidad de horas que estuvimos con trapos de piso, escobas y hasta frazadas, intentando evitar que se nos inunde la casa. Me siento muy mal porque hubo cuarenta muertos, y todavía no terminaron de buscar. Me siento mal porque no sé nada de aquellas amigas que viven en barrios donde la inundación llegó al metro ochenta. Me siento mal porque quiero ayudar de alguna forma, pero no me dejan (ni conviene) salir de mi casa. Me siento mal por la gente que veo en el noticiero, que perdieron esos bienes materiales por los que trabajaron; o lo más importante, un familiar.
La verdad, me considero afortunada de que no haya pasado nada. Lo de ayer, me abrió los ojos a la cantidad de estupideces por las cuales me quejo. Ahora mi ciudad es una tragedia, y esto no es joda. Lo único que puedo hacer ahora, es esperar que estén todos bien. Y que esto no vuelva a pasar nunca, por favor.

2 comentarios:

  1. Me encanto tu entrada! Es divina, segui escribiendo asi :3
    Pasate por el mio, un besote. Te sigo ♥

    ResponderEliminar
  2. Hola. No sabía que eras de La Plata. Espero que estés bien vos y tu familia. La verdad es que cuando lo vi en el noticiero no lo podía creer. Yo soy de la parte de provincia. Acá llovió mucho; pero no hubo inundaciones; salvo la parte de Capital Federal si no me equivoco. Bueno, espero que estén bien; y que no se vuelva a repetir nunca más como bien dijiste.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar