sábado, abril 13

It's you

A medida que crecí, fui conociendo gente que literalmente cambió mi vida. Algunos de ellos me dejaron una gran enseñanza, mientras que otros generaron un dolor tan profundo que me marcó para siempre.
Lamentablemente, siempre fueron más los que ocuparon el segundo lugar. Más allá de eso, jamás imaginé que uno de los primeros, podría terminar convirtiéndose en el segundo. Es decir, no parecía posible que la misma persona que me abría la cabeza en todos los sentidos, sea la razón por la que estoy sufriendo tanto. Y lo peor de todo, es que casi todo es culpa mía.
Cuento esto porque fue algo que me hizo pensar lo siguiente: la razón por la que me lastimaron, ¿será también culpa mía? Nunca pude darme cuenta de qué es lo que estaba haciendo mal, intenté (y sigo intentando) hacer lo mejor posible. Puede que para muchos no haya sido lo suficiente, pero como una idiota siempre le di permiso a los demás de hacer lo que querían conmigo. De presionarme hasta obtener lo que necesitaban. Después se iban. Y ahí quedaba yo, hecha mierda. Algunos de ellos fueron personas que amo; que hoy en día sigue amando. Entonces, ¿lo habrán hecho a propósito? Porque, después de todo, yo jamás dije lo que pensaba. Jamás me paré y dejé en claro cómo me sentía.
Como consecuencia, pasaron un montón de cosas que repercutieron en mi vida. Cosas que hasta ahora nunca superé, porque, siendo sincera, algunas no se pueden superar.
Entonces, nuevamente me vuelvo a encontrar con que hay alguien que me está haciendo mal. Alguien que siempre me enseñó que cada día que me da la vida, es un regalo. Pero un regalo que en esto momento, siento que no merezco.

Una canción: Everybody's changing - Keane

1 comentario:

  1. Comparto la opinión, a veces me pongo a pensar en ciertas cosas que viví y digo: a la mierda, todo esto fue en parte por culpa mía, por no pensar, o por simplemente permitir que pasen. Pero bueno, creo que eso nos tiene que dejar algo para aprender no?

    ResponderEliminar