domingo, marzo 24

Risas que te duelen, pero igual reís

Otra vez volvés a sentir esa sensación de que tener eso guardado por mucho tiempo, te va a hacer mal. Y mientras Frida Kahlo dijo "amurallar tu propio sufrimiento, es arriesgarte a que te devore desde el interior", optás tomar esos riesgos de todas formas, porque es mejor morirte por dentro que ser juzgada. Porque aunque no quieras creerlo, así te lo impusieron toda tu vida. Y es agotador. Esconder es agotador, esforzarte por mostrar sólo una partecita de vos es agotador, pero igual te quedás. A la vez es triste querer ser vista por personas que están al lado tuyo todo el tiempo. Querés que te vean, no que te miren. Pero están tan cerca, y a la vez tan lejos.

No es una recaída, pero me siento muy confundida. No quiero hablar con nadie, aunque sé que me haría bien. No importa qué decida al final, porque siento que nunca me entenderían. Las personas que sí que pueden hacerlo, son demasiado importantes para mi. Las demás sólo sirven para hablar sobre temas superficiales y poco serios. Pareciera que al darles una dosis de vida real, se perturban todos. Y yo me pregunto, ¿qué carajo estoy haciendo al lado de esas personas? Ya vi cómo se alejaban de alguien que estaba pasando un terrible momento. Ya vi cómo se reían de sus desgracias, con la excusa de que no tenían la culpa, y vi la forma en la que giraban la espalda y hacían como si nada hubiera pasado. Daban inicio a un nuevo comienzo, alejados de todo lo que en algún momento les preocupó, transformándose en aquello que decían odiar. Y lo más triste es que yo me fui con ellos. Seguí lo que creía que era más importante. Me transformé en todo eso que decía odiar. Ya me perdoné y pedí perdón, porque fue hace mucho tiempo. Pero la mirada que tenía hacia ellos, cambió radicalmente. Y cada día es peor. ¿Siguen siendo lo más importante? No, y me siento una tarada por creer eso en algún momento. Pero eso no es lo peor; lo peor es que sigo queriendo autoconvencerme de pertenecer a ese grupo de idiotas, aún sabiendo que si yo estuviera en el lugar de aquella persona que la estaba pasando tan horrible, también me darían la espalda.
No quiero irme por las ramas, el punto es que a medida que pasa el tiempo, me doy cuenta de que sería mucho mejor estar sola que mal acompañada. Sólo me queda esperar, esperar y esperar.

Una canción: Fear and loathing - Marina & The Diamonds

2 comentarios:

  1. Nunca me había pasado por tu blog, lo descubrí porque me comentaste y es super lindo.
    Ahora mismo ganaste una nueva seguidora y sigue así porque es preciosa la entrada, voy a seguir leyendo las anteriores.
    Muchos besitos desde http://queenofyourdreams.blogspot.com.es/ ♥

    ResponderEliminar
  2. Un momento para estar a solas con tu consciencia, con tus prioridades, contigo misma. Y con suerte hallar alguna dirección.

    ResponderEliminar