lunes, marzo 11

Did I really deserve it?

La idea de hoy era levantarme temprano para ir a comprar algo para ponerme para la fiesta. Parece que voy a tener que ir mañana (sí, el mismo día de la fiesta, qué crota que soy).
Intenté acostarme temprano, pero fue en vano. Últimamente estoy odiando mis noches, me la paso pensando o llorando hasta cualquier hora, sin razón aparente. Mentira, siempre hay una razón, pero me parece tan estúpida que ni siquiera quiero escribirla acá. Espero que ésto no me impida pasarla bien la mi fiesta del último primer día mañana. Y si en algún momento empiezo a sentirme mal, no pienso mostrar que lo estoy. Qué porquería, pensar que empecé el año diciendo que no quería preocuparme por nada. Pero así es la vida; cuando venís fallado, venís fallado.
En fin, en un rato voy con Pau al centro a comprar los útiles de la escuela, y de ahí nos vamos para la casa de Jose. Ojalá me levante un poco el ánimo. Es que en realidad, de día me siento bien, se nota que tantas distracciones no me dejan tiempo para pensar demás. Todo ocurre una vez que subo a mi habitación, cierro la puerta y me acuesto en la cama. Siento que se me caen las paredes arriba.
Quizás algún día me anime a contarles qué pasa por mi cabecita en esos momentos. Creo que a veces me siento demasiado loca como para compartirlo con el mundo, exceptuando las paredes de mi cuarto. Podría decir que mayormente se trata de inseguridad, lo cual desemboca en varias cosas más.
No quiero hablar más de mi lado depresivo, después voy a informarlos sobre los preparativos de la fiesta, ¡suerte!

Una canción: Living Dead - Marina & The Diamonds

4 comentarios:

  1. Creo que es normal que a todos nos pase que de vez en cuando nos estalle el calefon y larguemos todo, en realidad, llorar nos hace bien, nos limpia por dentro y eso esta bueno. Pero tampoco hay que vivir angustiados, hay muchas razones para ser felices, buscalas, aunque parezcan invisibles, las hay, todos tenemos razones para sonreir. No dejes que un arbol te impida ver el bosque

    ResponderEliminar
  2. No te sientas mal. Todos tenemos nuestras cosas. Aunque pensemos que para los demás nuestros problemas son insignificantes, para nosotros son inmensos. Al fin y al cabo somos nosotros los que los vivimos. Espero que puedas sentirte mejor. Nuevamente, gracias por el comentario que dejaste en mi blog.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Mmm... "Qué crota que soy." Tendré que investigarlo.

    ResponderEliminar