viernes, marzo 22

Whatever makes you happy

En este momento estoy cepillándome los dientes mientras escucho Radiohead. En media hora salgo para la casa de Cami. Esta noche vamos a ir a una exposición, así que me quedo a dormir allá después de eso.
Estoy esperando ansiosamente el bendito fin de semana largo de cinco días que arranca el jueves 28. Ya me tienen hartísima con la escuela, y empecé hace tan solo dos semanas. No sé lo que me espera.
Hoy hablé con la preceptora sobre el tema de mi viaje. Le comenté que debido al accidente de papá y su recuperación, habíamos tenido que pasarlo a plena época de clases, cuando en realidad estaba planeado para el verano. En mi escuela tengo falta por materia, y anoche me puse a hacer la cuenta de los días que me voy y la cantidad de clases a las que voy a faltar. Resulta que me quedo libre en cinco materias por una falta en cada una. Se lo expliqué, y ella me dijo que de ninguna manera podían justificarme las faltas {era obvio} pero que lo que podía hacer, era inventar que estaba enferma y presentar un certificado firmado por un médico. No me da mucho la cara para hacer esas cosas, pero si no hay más remedio...
Cambiando de tema, hay un compañero mio que me lo estoy bancando cada vez menos. No me gustan sus actitudes falsas. No solo hacia mi, sino también hacia sus mejores amigos. ¿Qué clase de persona es? No sé, pero de nuevo estoy tratando de armarme de toda la paciencia que pueda, y después chau secundaria. Y chau a toda esa gente que me tuve que bancar por inercia. Ese es uno de los lados positivos.
Lo mismo que me pasa con este chico, me está ocurriendo con personas bastante cercanas {demasiado, diría yo}, y aunque sé que al terminar el colegio voy a quedar como una falsa que esperó hasta el último momento para alejarse de todo, no es así. Simplemente no quiero tener conflictos potenciales a arruinarme el último año. Prefiero que esté todo bien. Porque en realidad, lo está, lo que pasa es que a medida que voy creciendo y formando mis ideas, me doy cuenta de qué clase de persona quiero tener cerca.
Por ahora, a esperar, a aguantar y a disfrutar.

Una canción: Creep - Radiohead

1 comentario:

  1. Cuando leí en alguna entrada que te aventuras a tu último año de secundaria, pensé que tenías catorce años.
    En México, la secundaria consta de tres años, iniciando a los doce.

    ResponderEliminar