domingo, febrero 10

La verdad es que no hay una verdad


Quiero que sean ya mismo las diez de la noche para que empiece la entrega de los Grammys y pueda volverme loca al ver a todos los famosos que me gustan, cantar y saltar por la casa cuando ganen algún premio. En especial Sir. Paul McCartney, en especial él.
Pasando estos días en casa, me doy cuenta de lo mucho que extraño tener una rutina. No estoy diciendo que quiero volver a empezar las clases, pero me gustaría tener el día un poco más ocupado. Es obvio que cuando empiece a ser así, voy a desear volver a estar libre. Qué mas da, siempre queremos lo que no tenemos. Desearía juntarme más con amigos, pero lamentablemente la mayoría están estudiando para rendir materias o de vacaciones. Por suerte en enero vi a todas las personas que quería ver. Quería contarles también que, mi famoso amigo del que hablé tanto últimamente debido a su posición de ignorarme, volvió a hablarme. Bueno, a decir verdad yo le hablé, y eso me dolió un poco en el orgullo. Siento que, de cierta forma me rebajé más de lo que me hubiera gustado, pero si no lo hacía podíamos dar por terminada nuestra amistad. Seguramente quedé como una desesperada, pero bueno. No tenía ganas de tirar todo al carajo.
Cambiando de tema, quería agradecer por los comentarios de la entrada de ayer. Realmente, me sirve más de lo que la gente piensa. También aprovecho para contestarle a Juli, {que me había hecho una pregunta hace dos entradas} que me voy a visitar Estados Unidos, no a vivir. Estaría más alterada de ser así, jajaja. Este año hay muchos viajes, punto a favor.
Ayer mi tío vino a pasar la tarde a casa porque hoy se iba a Chile. De hecho, en este momento debe estar en viaje. Me había comentado que los electrodomésticos chilenos últimamente estaban más baratos, entonces le pedí que preguntara el precio de una cámara de fotos que me quiero comprar. El plan en realidad, era comprarla en Estados Unidos, pero si la encuentra más barata de lo que yo la vi en internet, le digo que me la traiga ahora. Estaría bueno, así ya la puedo llevar a Córdoba este mes. Si no es así, esperaré y sacaré fotos con la vieja camarita.
En fin, hoy comimos el tradicional asado familiar y vino mi primo a casa. Todavía sigue acá, jugando a los videojuegos con los viciados de mis hermanos. Hace un rato estuve escuchando mis CDs y ordenando algunos cajones de mi pieza que ya rebalsaban de chucherías. En otras palabras, tiré todo a la mierda. Aunque suene raro, me encanta hacerlo. Siento una extraña liberación al despedirme de viejas cosas.
Les mando un abrazo.

Una canción: Lo malo de ser bueno - El Cuarteto de Nos

3 comentarios:

  1. Te gusta Lana Del Rey?
    asjasskkas me caso con vos, querida♥! jajaja

    hermoso blog! un beso!

    ResponderEliminar
  2. Si no me equivoco, en México una pieza es "un cuarto". Ejemplo: "Mi madre me ha pedido que arregle mi cuarto."

    ResponderEliminar
  3. Dicen que cuando hacemos limpieza, desechando las cosas viejas, le damos lugar a todo lo nuevo... :)

    ResponderEliminar