miércoles, febrero 6

I am not afraid to walk this world alone

En lugar de contar cómo inició mi día de ayer, prefiero relatar el último incidente de anoche. Estaba enjuagando un vaso, ya que me tocaba a mi lavar los platos, y el muy desgraciado se rompió. Se rompió en mi mano. Ni siquiera lo choqué contra algo ni lo presioné. Me hizo un corte bastante profundo, y sinceramente me dio un poco de miedo la sangre que me empezó a salir. Corrí al baño con mi mamá y me puso una gasa con agua oxigenada y cinta como para tirar para arriba. Primero me ardía, pero no me empezó a doler sino después de una hora. Qué mas da, cosas de la vida.
Ojalá pudiera decir lo mismo cuando se trata de cómo me estoy sintiendo en el último tiempo. No quiero que alguien piense que se trata de una recaída o algo por el estilo. En los últimos días, encontré muy difícil estar en mi casa y tener un día de paz. No sé qué es lo que mis papás entienden por vacaciones, pero me parece que si hice todo lo que tenía que hacer a lo largo del año y no me llevé ninguna materia, tengo derecho a vivirlas como se me de la gana. Es increíble que no puedan verme dos minutos sin hacer nada que ya me tratan de inútil. Trato de hacerles entender que cualquier adolescente normal hace lo mismo que yo estoy haciendo, pero siempre obtengo la misma respuesta de 'a mi no me interesa lo que hagan los demás'. Así que opté por ignorar cualquier tipo de comentario referido a mi estilo de vida. Escuchar, asentir con la cabeza y después hacer lo que carajo se me antoje. Porque si algo no tengo, es miedo a confrontarlos. Es más, creo que a ningún padre le gustaría saber que su hijo es un sumiso que no sabe pelear por lo que quiere. Confieso que se dificulta algunas veces, pero no lo suficiente.

Una canción: Cough syrup - Young The Giant

2 comentarios:

  1. Relastaste mi vida en pocas palabras jajajaja Creo que es el deber como padres exigirle a sus hijas que hagan algo jajaja
    Me pasa igual y cuando le digo que mis amigas suelen hacer menos que yo en la casa, recibo la misma contestación que vos -.-

    Pero bueno, en realidad después me pongo en su lugar y me da pena, no nos cuesta nada ayudar un poco mas, peeeero no dejamos de ser adolescentes que no tienen ganas de lavar platos o limpiar cosas...Así que te entiendo al a perfección....

    Abrazo gigante linda, espero que todo mejore en tu casa :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Diablos! Te cortaste de una manera muy imprevista. Cuando sangro, trato de desviar mis pensamientos del ardor que me embarga. A veces lo consigo.

    ResponderEliminar