domingo, febrero 3

Everything inside me screams no

Me cansé de que me cueste tanto sacar esto de adentro mio. Me cansé de cerrar los ojos, sacudir la cabeza y presentarme ante el mundo como si tuviera en claro todo lo que quiero, cuando nunca me sentí tan incompleta. Me faltan tantas cosas...tanta gente. Alcancé un punto donde todo lo que tengo guardado va saliendo a flote paulatinamente; el vaso ya está demasiado rebalsado.
A veces me siento falsa con respecto al tema. Siempre le digo a la gente que soy una persona sentimental que expone todo lo que siente. En realidad, sólo soy demostrativa con los que quiero, pero también tengo la habilidad de reprimir algunos asuntos y me sale muy bien. No soy tan transparente. Lo que ves no es todo lo que soy.
No sé por qué no quiero hablarlo con nadie. Creo que me da algo de vergüenza sacar a relucir que me siento perseguida por los fantasmas de mi pasado. Y lo peor de todo no es que engaño a los demás, sino que me engaño a mi misma. Lo que quiero decir con esto es que a veces me repito una y mil veces que todo está superado, y lo hago tantas veces que yo me creo mi propio verso. La realidad es que no hay nada más lejos de la verdad, y eso lo recuerdo cada noche al acostarme y abrirle la puerta a todas estas cosas que se me vienen a la cabeza. Me sofocan y no me permiten encontrar esa salida que quizás está más cerca de lo que creo.
Una vez más, me vuelvo a perder en este mundo formado por mi pasado, por lo que soy, lo que podría ser, lo que me falta, lo que no digo y lo que quiero olvidar. Todo está ahí, amurallándome en mi propio sufrimiento. Me encierro en mi zona de seguridad, aislándome de las oportunidades que podría tomar. Me siento sola. Lo peor de todo es que no hay nadie más a quién culpar. Después de todo, soy yo la que decidió enfrentar al mundo por su cuenta.
Me hace mierda saber que, al estar tan cerca del final, empecé a caminar para atrás. Ya conozco este recorrido. Me pregunto cuándo voy a ser capaz de tomar las riendas de mi propia vida y hacer algo por desviarme del camino y dejar de girar en círculos.
-
Esto lo escribí anoche en mi cuaderno, cuando ya no pude contener más lo que sentía. Necesitaba dejarlo salir.

Una canción: Astronaut - Simple Plan

2 comentarios:

  1. Darse la cabeza contra la pared con el fantasma conocido una vez, dos, tres, cuatro, cinco, veinte, cuarenta y cinco, trecientos veintidós; pero seguir. Como te digo siempre, muchacha querida, no permitas que esto te defina. No permitas que teniendo recursos para salir este polvo te coma. Sos joven, terrible y maravillosamente joven, con la posibilidad de hacer y deshacer a tu manera. Hacé, siempre pensé en hacer. Lo que se construye suele destruirse de vez en cuando y a pesar de que quizás no pueda hacerse una réplica de todo lo que necesitaríamos o nos falta, sí podemos proyectar para un futuro un poco mejor.
    No sé si con todo, con absolutamente todo, porque de hecho nadie tiene todo lo que quisiera, pero sí con los cimientos más fuertes. Lo que no es poco, ellos te van a sostener, y no ahora, siempre.

    Abrazo giganteeeeeeeeeeeee y no dudes en chiflarme si necesitás hablar conmigo, con un " me gusta" yo ya levanto las antenas...
    De lo que sea, sabés que yo estoy. ;)

    ResponderEliminar
  2. Me he dado cuenta que hablar de nuestros monstruos e inquietudes hace bien, nos sabe a una bocanada de paz, especialmente cuando alguien se identifica contigo. La cuestión es hallar las condiciones y las personas adecuadas.

    ResponderEliminar