domingo, enero 27

You're too proud to say that you made a mistake

Tenía que venir a escribir antes de que se hicieran las doce.
Bueno, a ver, ¿qué fue de mi día? Anoche vinieron tres amigas a dormir a casa y la pasé genial. Mis papás se tenían que ir a lo de unos amigos con mi hermano menor, y mi hermano mayor está de vacaciones, así que teníamos la casa sola para las cuatro. Primero hicimos la cena {que no fue más que salchichas con arroz}. Después fuimos a ver una peli, y cuando terminó nos quedamos hablando hasta las ocho de la mañana, así que no dormí nada porque a las doce me tuve que levantar para el sagrado asado familiar de los domingos. No me acosté una siesta porque a las cinco me junté con Rochi y Mer. Fuimos al campo de deportes del colegio, charlamos, tomamos un licuado y luego volví a casa. Pasé una linda tarde, mejor que quedarme en casa. Como no pude ir a caminar, me prometí que me voy a poner el despertador bien temprano para salir mañana. No quiero ir a la tarde porque se llena de gente que me quita las pocas ganas de correr que tengo; sumado a eso, hace mucho que no desayuno debido al horario en el que me levanto, así que me conviene ajustar el reloj biológico para mi bien. Es fundamental desayunar cuando estás a dieta.
Con respecto a esa leve recaída de la que hablé ayer, no estoy segura si se fue o no. No sé cuánto tiempo más voy a poder vivir soportando eso sin hacer nada. Me hace mal, y eso me enoja. Lo que más impotencia me da, es no poder hacer nada por el limitado contacto que tengo últimamente con la persona en cuestión. Nunca se conecta como para que pueda decirle de vernos, y sé que ni en sueños me va a mandar un mensaje o responder una llamada. De todas formas, sigo con la promesa de que voy a poner todos mis esfuerzos en intentar arreglar esto, como dije ayer. Y cuando digo intentar, me refiero a una vez. Si todo sigue siendo igual, se terminaron mis avances. A partir de ahí, todo va a recaer en lo que el otro quiere hacer. Si no me quiere ver más ni piensa hacer un mínimo movimiento para cambiar las cosas, bon voyage. Me cansé de ser la pieza blanca en el ajedrez. Me conozco, sé que lo voy a sufrir, sé que me va a costar aceptar el fin de una amistad, sé que me voy a poner nostálgica y llorar en reiteradas ocasiones, sé que me va a dar lástima haber largado todo, pero también sé que con el paso del tiempo lo voy a superar. Ya está. Oficialmente empieza el período de ultimátum.
Una canción: Lies - Marina and the diamonds

2 comentarios:

  1. que lindo eso de tener la casa sola para vos :) Siento lo mismo que sentís sobre a la persona que te referís, es decir me esta pasando algo así con una persona.
    UN beso y espero podamos seguirnos

    ResponderEliminar
  2. Superarlo... No soy la persona más apropiada para dar un consejo sobre ese punto.

    ResponderEliminar