martes, enero 1

Página 1 de 365

Y así es como iniciamos el año. Borrón y cuenta nueva. Arrancamos de cero. Oportunidades renovadas, resoluciones, aspiraciones a lo mejor. Ojalá todo salga como lo imaginamos hoy.
Puedo decir que fue el mejor inicio de año que viví hasta ahora. Espero que se mantenga así, ya que mi objetivo principal es que este sea el mejor vivido hasta ahora.
Fui a la fiesta. Y sí, la pasé increíble. Llegamos con mi hermano, su amigo Facundo {que vive a dos cuadras de mi casa} y mis tres primos. Allá nos encontramos con mi amiga Marina, y después con Coti. En un momento, las perdí de vista a ambas, y en ese interludio nos reunimos con la novia de mi hermano, la novia de mi primo, y más amigos que tenemos todos en común. Si quieren saber cómo los distinguimos entre tanta gente, les cuento porque la situación fue muy cómica. Mi amigo Lucas mide un metro noventa y dos, por lo que fue fácil verlo entre la gente, sumado a que estaba en un poste de luz haciendo el baile del caño. Qué manera de gritar, bailar y reírnos. Volvieron Mari y Coti, y empezaron a llegar más y más conocidos. No me pongo a explicar los parentescos porque tardaría años, ya que todos teníamos amigos en común. Digamos que eramos una masa de hermanos, primos, amigos, novios, cuñados, etc. El punto es que la empecé a pasar genial. Bailé muchísimo, en especial porque a mi prima le encanta bailar y de alguna forma te arrastra para que lo hagas también. Después de un rato, quedé bailando con ella, Marina y Coti. Se nos acercó un chico a convidarnos cerveza y nos pusimos a hablar. La verdad que era muy buena onda, tenía 22 y eso me hizo sentir más cómoda aún. Los chicos más grandes siempre son más fáciles para hablar. Lo más gracioso es que el flaco pensó que nosotras también eramos de su edad, y se re sorprendió al enterarse que teníamos entre 16 y 18. De todas maneras se quedó ahí.
La fiesta siguió transcurriendo, seguí bailando hasta que salió el sol, y finalmente todos empezaron a irse. Me despedí de mis amigas, y un grupo de nosotros nos fuimos a la plaza principal de mi ciudad para comer algo en esos puestos donde venden comida rápida. Desafortunadamente, estaba cerrado.
Terminamos volviendo a ser el grupo original {mi hermano, su amigo Facundo, mis primas y yo}, menos mi primo que se fue a lo de su novia. Empezamos a caminar desde la plaza hasta mi casa. Vale aclarar que queda a treinta cuadras para que se den cuenta lo cansados que terminamos. Lo divertido fue que todo estaba desierto. No había absolutamente nadie. Comenzamos a patear todas las cajas que encontrábamos a nuestro camino, y hacíamos una especie de competencia, haber cuánto tiempo las podíamos arrastrar. Finalizó todo cuando Facu se fue para su lado, y nosotros seguimos de largo. Llegamos a casa, abrimos la heladera, comimos los sándwiches de miga que estaban ahí, y nos fuimos a dormir.
Acá estoy, toda destruida, luego de comer asado y helado con la familia, escuchando clásicos del Rock por la tele. Nada podría ser mejor.
¡Qué linda manera de empezar el año! Honestamente puedo decir que éste fue uno de los mejores días de mi vida. Fui yo misma, me sentí cómoda, sonreí inevitablemente y lo disfruté a pleno, desde las dos de la mañana en la fiesta, hasta ahora que terminé de comer. Ojalá todo siga así. Ojalá pueda disfrutar los trescientos sesenta y cuatro días que me quedan, al igual que lo estoy haciendo hoy.
Primero de enero del dos mil trece, no voy a olvidarte nunca.

Song: Something - The Beatles

1 comentario:

  1. Acá estoy, toda destruida, luego de comer asado y helado con la familia, escuchando clásicos del Rock por la tele. Nada podría ser mejor.

    ajajaja te juro que yo también me siento así, pero en mi caso, miré la maratón de Friends (L y dexter, y daria, y otras series más (así me la pasé desde las 3 am hasta las 6) QUE BUENA FORMA DE RECIBIR EL AÑO BLDA! jajajaj fue lo más por eso, y otras cosas más :3

    QUE TENGAS UN LINDO 2013, y que se te cumpla todo lo que querés n.n

    ResponderEliminar