miércoles, enero 23

I've got to face the day

Tuve un sueño. Mejor dicho, una pesadilla donde me tenía que volver a operar de las rodillas. Cuando estaba a punto de salir de la habitación para ir al quirófano, me desperté. Me quedé leyendo un rato en la cama y bajé a desayunar.
Ahora estoy acá, hablando con Aba sobre nuestros hábitos alimenticios. Desde que tengo ocho años más o menos que estoy luchando por bajar de peso, y nunca pude hacerlo bien. Es decir, me mantuve siempre en la misma cantidad de "kilos de más" a lo largo de los años. Pero ahora estoy tratando de tomármelo en serio, porque puede hacerle mal a mis rodillas. Pienso que esta pesadilla fue una especie de señal, recordatorio, algo de eso. Hoy me voy a ir a pesar, y si bien lo hice bastante zafable en comparación a otras semanas, y agregué mucha actividad física, tengo miedo porque el otro día en lo de mi abuela me mandé muchas cosas entre comidas. Galletitas, pan, etc. Mortíferas harinas, las odio.
Quería decir que me parece re admirable la forma en la que algunas personas toman algún problema de su vida y lo modifican. Odio que cada vez que me quiera cuidar, muchos de los que me rodean se pongan en contra. O sea, cuidarse no significa terminar teniendo algún trastorno alimenticio. Al contrario, es algo saludable querer estar en un peso ideal. Yo no lo estoy intentando hacer por obsesión y desprecio hacia mi misma. Tengo un problema de salud -tampoco es EL problema, pero todo cuenta- y además sé que mejoraría mi autoestima poder ir a comprarme ropa y que me quede. Odio el pensamiento de que nadie tiene derecho a cambiar su cuerpo, con el argumento de que nacimos así y tenemos que quedarnos así para siempre. ¿Quién inventó eso? Necesito apoyo, porque ya descubrí a lo largo de los años que no puedo hacerlo sola. Sólo eso, no puede ser tan difícil.
Saliendo de todo este tema psicológico y reflexivo, me copé mucho con una banda de indie que se llama The Vaccines. Es genial, me encantan las letras de todas las canciones y la onda que tienen. Eso. Bye.


Una canción: If you wanna - The Vaccines

10 comentarios:

  1. ¡Mucho ánimo! Yo también voy a empezar a cuidarme. No estás sola :)

    ResponderEliminar
  2. No lo pudiste haber descrito mejor: "Mortíferas harinas".
    Entiendo lo que te pasa respecto a intentar cuidarte, me pasa algo similar. Muchos de mis amigos incluso mencionaron enfermedades como la anorexia cuando comenté o se enteraron que me cuido en las comidas. El extremismo con el que es tomado me parece mal, porque creo que cada uno sabe cual es el limite. Es importante complementar una dieta sana con ejercicio y con fuerza de voluntad. Creo que la tercera es la mas dificil.
    Exitos con esta nueva rutina.
    (Justamente ayer estaba pensando en escuchar a The Vaccines, ya que nunca lo habia hecho)

    ResponderEliminar
  3. Reducir unas tallas implica un cambio en las prioridades. Es reemplazar el placer de la comida chatarra por la diversión de jugar, correr, saltar, nadar. Explorar el potencial de tu cuerpo te llena de satisfacción. De pronto te das cuenta de cuán fuerte eres y deseas repetir esa experiencia.
    Yo empecé a ejercitarme por mi cuenta a mediados de la secundaria. Pero lo hice con la clara intención de ser más atractivo a las chicas. Como lo mencionaste, es más efectivo cuando formas parte de un grupo porque tienen la misma activación en común. Te da un sentido de pertenencia, amistad, lealtad, humor.
    Te felicito por tus pulcras redacciones, es algo que no se ve en cualquier blog. (Me refiero a la puntuación y ortografía.)

    ResponderEliminar
  4. Ánimo con eso de bajar de peso, como dicen los otros comentarios hay que cambiar de hábitos y empezar a correr, hacer ejercicio, o ir caminando a casi todas partes, tu puedes!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. No les des bola a los que se oponen, es tu salud, no la de ellos, vos hacelo por tu bienestar, hasta tu mente te está diciendo que te cuides, con el sueño.
    Vos también podes ser como esas personas que saben cuidarse con las comidas, solamente tenés que ponerte las pilas y muchas ganas de lograrlo.

    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada, ten ánimo, y no hagas caso a los comentarios ajenos. Si no te importa, pásate por mi blog: lachicadormida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Muy profunda entrada, me encanto, aunque tendrías que dejar de escuchar las malas vibras, se que es difícil. Es fácil decir "a palabras necias oídos sordos" pero muy en el fondo, sabemos que nos lastiman, por mas que sean necias...
    Te espero en mi blog, saludos!

    ResponderEliminar
  8. No les hagas caso, si tú quieres cambiarlo, puedes hacerlo. Me parece estúpida esa postura de "no te cambies, eres así". El otro día una chica decía vía Facebook que si fuese por ella, prohibiría el uso de tacones para que las mujeres acepten su altura. O sea, ¿y eso qué tiene que ver? A mí me gustan porque estilizan la figura... ¿Está mal acaso eso?

    En fin, el mundo está repleto de tonterías. Tú haz lo que te parezca mejor para estar feliz contigo misma. Yo te apoyo.

    Por cierto, la canción que posteé en mi entrada es la que tú decías de John Lennon, pero adaptada por esa banda. :3

    ResponderEliminar
  9. La cosa es que esta especie de metamorfosis sea siempre por el camino de la salud. Habrá quienes quieran cuidarte, habrá quienes hablen sin saber realmente y ni hablar de que habrá también quienes te apoyen.
    Sabés que como te digo siempre, tenés que hacerle frente al problema sin dejar que te determine, pudo haber trastocado las cosas en un principio pero no puede tener tanto poder. No en tu caso... No en nuestros casos, mejor dicho. :)

    ¡Besoooooooooooos!

    ResponderEliminar
  10. Reconozco ser de las que generalmente se oponen en cuanto a dietas, pero porque estoy harta de amigas que se compran los mandatos de la sociedad de que estar más flacas equivale a estar más lindas. Me da una bronca. A mi muchas veces no me queda el talle más grande de pantalones. Ay, comprar pantalones es horribleeeee. Pero no me considero gorda, creo que estoy saludable así que ¡Son los pantalones que me ofrecen los que deberían ensancharse!
    Creo igual que Nere, si el objetivo de tu dieta es por salud, como creo que lo es, formás parte del 10% de personas que quieren bajar de peso por salud, y obvio que merecés apoyo para seguir adelante!
    Si otros te cuestionan tus motivos, allá ellos. Lo importante es que vos lo hagas por lo que de verdad te importa. Te recomiendo ir a nutricionista, siempre es más fácil y capaz eso ayuda a que los que te rodean también se lo tomen más enserio. ¡Muchísima suerte, y sé que podes!

    ResponderEliminar