martes, enero 22

I wouldn't wanna be anybody else


Todo volvió a la normalidad con respecto a mis horarios de sueño. Hoy dormí plenamente en lo de mi abuela hasta las doce del mediodía. Almorcé y vine directo a mi casa para escribirles.
Quería contar que, a medida que pasa el tiempo me siento más orgullosa de mi forma de actuar. Si tengo que ser honesta, en este último tiempo -digamos, desde el accidente de mi papá en noviembre- hubo lo que llamaríamos "quilombos familiares". Ninguno demasiado grave, pero lo que me sorprendió fue ver la manera en que yo los tomé. Siempre fui el tipo de persona que se deja hundir fácilmente por cosas que no merecen la pena, pero ahora me siento mucho más...calmada. Primero que nada, dejé de culparme por cosas que no tengo nada que ver, y eso ciertamente fue como sacarme un planeta de los hombros; y segundo, me empecé a mantener al margen. No quiero decir que estoy en la ignorancia completa, pero intento seguir haciendo mi vida sin meterme donde no me llamaron. Me parece que soy demasiado joven como para estar al tanto de problemas de adultos y desaprovechar mis vacaciones. Por suerte no tengo el tipo de familia que involucraría a los más chicos en tales situaciones. Era yo la que se cargaba todo ese peso encima sin que nadie me lo otorgara.
En este momento siento una liberación tremenda. Si tuviese que compararlo con alguna sensación, diría que es como estar en el fondo del agua, y salir a flote de un golpe para tomar esa bocanada de aire que tanto estaba esperando. Espero que siga todo igual de bien, y yo continúe siendo mi propia prioridad.

Una canción: Who says - Selena Gomez

2 comentarios:

  1. Ohh me parece genial que ahora te sientas así, es importante que no dejes que nada te hunda!
    La canción que has puesto me encanta! ♥
    Un beso, me paso ♥
    http://believebreathedream.blogspot.com.es/
    Pd: Aprende a bailar bajo la lluvia ∞

    ResponderEliminar
  2. Es inspirador darte cuenta que has cambiado.

    ResponderEliminar