martes, diciembre 11

So I laid down and made a snow angel.

Hoy. Llegó el día. A las seis y media de la tarde tengo que estar en salón de actos del colegio donde va a ser la presentación. Vamos a vocalizar y después nos van a dar el listado que marca el órden de las canciones. Espero que no me toque última. Sé que debería querer que sí, pero mientras más rápido, mejor. En un rato voy a empezar a avisarle a mis amigos el horario, la dirección, etc. Aún no estoy nerviosa, lo cual me sorprende. El otro día estaba en un chatroom hablando con un extranjero que no sabía nada de mi y yo tampoco sabía nada de él, pero cuando le conté sobre la situación le dije "Sé que tengo que ir pensando que todo me va a salir bien", y me respondió "No tenés que ir pensando que todo va a salir bien, tenés que ir sabiendo que todo va a salir bien. No le des a tu mente la posibilidad de dudar". Creo que eso es un poco lo que estoy intentando ahora. Todo va a salir bien. Sé que todo va a salir bien.
Saltando a otro tema, ayer a las doce de la noche terminé de leer "The Perks of Being a Wallflower", y más rápido de lo que pude considerarlo, empecé a llorar como una condenada. En mi vida he reído con libros, he derramado lágrimas, me he emocionado, pero nada se compara a lo que me pasó con éste. Ese vacío existencial cuando leí "The End". Causó algo en mi que, juro por mi vida, nada lo va a superar. Me llegó, no sé cómo explicarlo. No encuentro palabras. Simplemente puedo decir que ningún libro va a volver a ser tan bueno como éste, desde mi perspectiva al menos. Siento que amo a Charlie con cada fibra de mi ser, me siento demasiado identificada con él. Hasta llegué a pensar que éste libro había sido escrito para mi. Me enseñó más cosas en cuestión de dos días, que lo que aprendí de los libros que me dan en la escuela analizándolos un mes. No necesito analizar nada cuando se trata de Charlie, Sam, Patrick. La historia hablar por si sola, y siento que la entiendo a un nivel más alto de lo que podés llegar a rescatar de un libro. La viví. Juro que estuve ahí. Me llevó a Pittsburgh, Pennsyvania. Juro que podía ver a Charlie tirado en la nieve, haciendo un ángel. Debe sonar como que estoy re pirada, pero sinceramente así es como me dejó el libro. Aunque me sienta vacía sin más cartas de Charlie, completó una parte de mi que le faltaba algo; una lección, un dilema, una reflexión. Algo que necesitaba. Ni siquiera sé qué es, pero me quedo tranquila de que ya fue cubierto por algo tan sencillo como un libro. Me siento infinita.

Song: Waste - Foster The People

3 comentarios:

  1. Qué lindo que un libro pueda dejarte esa sensación. A mí, hace algunos año, me pasó algo similar con uno que leí. Fue el libro má largo que leí pero también el que logró hacerme emocionar...

    ¡Beso grande!

    PD: ¡Éxitos hoy!

    ResponderEliminar
  2. Los libros son como grandes puertas a emociones :3 Que bueno que te haya hecho sentir eso.
    No estés nerviosa ni nada, te va a ir de 10 :)

    Suerte.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que lo conseguiste y que pudiste tener el placer de leerlo, realmente es un libro que me llego...y ese vacio, yo tambien lo senti. Al igual que como me senti super identificada con Charlie, sin duda ese libro me dejo un par de consejos que me seviran para el resto de mi vida.
    Muchisima suerte hoy, ojala te vaya bien y cantes mejor que en los ensayos.

    Besitos Juli, nos leemos pronto

    ResponderEliminar