miércoles, noviembre 28

The anormal is the new normal

Here I am. Ya fui a hacer los mandados, ayudé a papá, en un rato tengo que llamar al natatorio a ver cuándo voy a usar los dos meses gratis que me gané, tenía cargado desde anoche el segundo episodio de "The New Normal" pero papá me desconectó el cable, se apagó todo a la mierda y ahora tengo que poner a cargarlo de nuevo. Great. 
Todo sigue en su eje, aunque anoche pasó algo complicado. Me peleé con mamá porque yo tenía ganas de ir a la casa de mi abuela a dormir (cosa que hago desde que nací) y no se por qué razón, le agarró un raye de que no quería que fuera porque necesitaban que me quede a ayudar. Le dije que en ese caso, podía volver temprano, total son cuatro cuadras. Me gritó nuevamente que no, y empezó a darme el típico sermón de las cosas que hizo ella en todo el día, comparado con las cosas que hice yo (para ella nunca hago nada), así que pegué media vuelta y me fui. Sí, salí de mi casa como a las nueve de la noche y a decir verdad me dio un poco de miedo, pero crucé a la rambla que hay enfrente y me quedé ahí, viendo a la gente pasar corriendo por la senda. No iba a ir a lo de mi abuela porque sabía que ahí era donde me iban a ir a buscar, así que caminé un rato de un lado a otro, llorando, esperando ver si mi mamá salía o no de mi casa. No me siguió, y eso fue algo que me molestó.
No sé cuánto tiempo estuve así (seguramente fueron diez minutos y a mi me pareció que pasó media hora), pero me decidí a volver. Me quedé otros minutos en el umbral de mi casa hasta que finalmente toqué el timbre y esperé. Me abrió mi mamá y me dijo "¿se te pasó?". Le contesté "" sin siquiera mirarla. Siguió dándome el sermón (ésta vez, sin aturdirme por suerte) y me animé a decirle que yo lo único que quería era que me tratase bien, yo sabía que tenía razón, pero necesitaba que no me gritara. Todo se arregló en cuestión de minutos. Cenamos, vimos The Walking Dead, lavé los platos, estuve un rato en la computadora y me fui a dormir.
Hoy tengo inglés, y la verdad es que me alegra ya terminar. Lo malo es que perdí mis libros, la verdad no sé dónde los dejé, por lo tanto voy a terminar entregando la mitad de las tareas este trimestre. Mal ahí. De todas maneras, no termino del todo. En diciembre tengo los finales que me ocupan dos días (uno para la parte escrita y otro para el speaking), y después el First. Ahí sí, adiós inglés hasta que tenga ganas de volver. Seguramente va a ser pronto, porque no puedo vivir con la abstinencia de no estudiar un idioma. Además, es mi idioma favorito, y lo practico desde que soy chiquita; empecé a hartarme de ir a las clases ahora que las cosas se pusieron más exigentes. Pero saber inglés en sí, es algo que me fascina. Creo que voy a empezar otro idioma pero una vez que esté en la facultad. Quiero que mi último año de secundaria sea lo más light posible. Supongo que sólo voy a hacer piano y canto, y alguna que otra actividad física para no terminar rodando por la vida. Bueno, voy a ver si encuentro mis malditos libros para ponerme a practicar un poco. Saludos, terrícolas.
Pd: sigan a Dani (dani-much.blogspot.com) y gracias por los setenta seguidores :) Besos, los quiero.

4 comentarios:

  1. Yo también me peleo con mi vieja así, y me harta que me sermonee :L
    Amo inglés, amo el idioma :B jajaja
    suerteeeeee

    ResponderEliminar
  2. Sos mi fiel lectora, siempre cuento con un hermoso comentario tuyo aconsejandome.. te lo agradezco mucho. Besos enormes; me facina como escribis!

    ResponderEliminar
  3. Sos una linda!!! gracias por todo, de verdad!
    PD: yo tambien me peleo con mamá, y tambien suelo llorar e irme al igual que vos ajajajja; de todas formas no soy de pelearme mucho con ella, pero cada tanto si, es inevitable!
    Un beso genia!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Uuuuh, las peleas con mi vieja y mi viejo, si las he tenido, y de esas bien polentas...! Es cuestión de ver cómo podemos tomarnos las cosas, inclusive los sermones. Aveces, es bueno escuchar pero hasta cierto punto, tomando y dejando las cosas que nos sirven. Enriqueciéndonos también de esto.

    ¡Besos, muchacha!

    ResponderEliminar