domingo, noviembre 11

Stay young

Ayer mi tío abuelo cumplió ochenta años, y como todos los años, lo festejó en la casa de mi abuela. Me fue inevitable ponerme a observar a toda la gente grande que estaba ahí. Cómo hablan, cómo se expresan, cómo caminan, las historias que cuentan. En un momento hasta se pusieron a bailar tango y a morirse de risa, y de hecho siguen bailando bastante bien. Previo a eso, otro de mis tíos abuelos hizo un discurso muy emocionante, donde hablaba de lo bien que se sentía formando parte de esta familia; una familia que todos los años pierde a alguien, como todas, y le da lugar a otros que los vamos reemplazando, o sea nosotros, los jóvenes. Pero, dijo, lo que nos hace tan especiales es que, no importa cuántas hayamos pasado, siempre estamos dispuestos a celebrar todos (tíos, primos segundos, sobrinos, tíos abuelos, nietos, padres e hijos) con la mejor onda cada ocasión posible. Pasan los años y algunos se van, pero aún así, año tras año nos juntamos a recordar por una noche lo hermoso que es estar en esta familia. En mi familia. Me resulta fascinante el hecho de pensar que, aunque seamos diferentes, todos nosotros también vamos a estar así en algún momento. Los años son lo único que nos llega a todos, sin importar cuánto intentemos ignorarlo. Y sí que no vienen solos; es increíble la cantidad de historias que tiene para contar esa gente. Me gusta escucharlas, y compararlas con lo que fue y es la mía. La vida de todos fue diferente, la de algunos más fácil que la de otros, y todos hablan de juventud de una manera diferente. Pero yo siento que la juventud de algunos de mis familiares sigue ahí. Nunca murió, y la fueron arrastrando a través de los años. Bailan, rién, se divierten, no se lamentan. Esto me llevó a pensar que ser joven no es algo efímero, ni algo que pertenece a un determinado momento de nuestras vidas. Quizás cada vez se aleje un poco más, pero mientras así lo queramos, va a prevalecer en nosotros. Porque es algo que está en nuestra esencia. Y cuando pasan los años, se esconde en lo más profundo de nuestro ser; hay que dejarla salir.

Song: Any road - George Harrison

3 comentarios:

  1. Que lindo tema el de Harrison :3
    Es copado que pase lo que pase se junten TODOS en familia a contar anécdotas y reírse un rato, mi familia también es así.
    Linda entrada

    ResponderEliminar
  2. A mi me encantan las veces en que se juntan las familias enteras, son unos momentos que nos marcan, y luego cuando los recordamos, pues sonreímos; espero que se pasaras un rato estupendo con tu familia.
    Muy bonito el texto(:
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Me da una especie de melancolía interna leer cosas así. Se puede llamar también envidia, pero es de la sana, lo juro. Es fantástico tener la familia unida, tienes una gran suerte.
    Por otra parte, dicen, que podemos ser jóvenes para siempre, si nuestro corazón lo es.
    Bonita entrada. Besos desde Bruxelles.

    ResponderEliminar