jueves, noviembre 8

We are alone with our changing minds

Hoy nada más fui al colegio por el puto examen de filosofía, y la verdad ni sé cómo me fue. Mañana voy a tener que ir de nuevo para morirme de calor ya que son las elecciones del nuevo Centro de Estudiantes del año que viene, creo que ya sé a quién voy a votar.
Esta primavera está trayendo un calor que, a decir verdad, no me estoy bancando, lo odio, y me da ganas de mudarme a Ushuaia. No puedo explicar la alegría que tengo desde que me enteré que mañana va a llover. Qué aliviante. Por otra parte, todo sigue igual de 'bien' relativamente. Todos los días, lo que más anhelo es llegar a  casa y usar el aire acondicionado, lo juro. Me harían falta unos buenos masajes en la espalda. No puedo creer esto, pero me faltan nueve días para terminar las clases. Nueve. Nueve días para ser promoción, para estar en el último año de colegio. Impresionante. No me pone triste ni nostálgica como a las demás personas, son cosas que pasan, aunque sé que cuando llegue el día voy a estar un poco angustiada de tener que dejar la escuela, pero es la ley de la vida. Empezará una nueva etapa con sus cosas buenas y malas.
Estoy cambiando de tema muy seguido pero tengo que confesar que hoy voy a faltar a canto voluntariamente por primera vez en mi vida. Juro que este calor me saca hasta las ganas de vivir. Voy a ir al gimnasio porque hace como una semana que me estoy haciendo la boluda, pero si fuese por mi, viviría acá adentro por el resto de mi vida. Ayer dormí en el living por el simple hecho de que tiene aire, y creo que voy a hacerlo hasta que empiecen las clases del año que viene, además porque en enero, si sigue en pie, voy a iniciar la remodelación de mi pieza (pintarla, pintar los muebles, cambiar lugares, agregar y quitar cosas). Pensaba mudarme al living recién en diciembre, pero con este calor no voy a soportarlo. Así que esta es mi nueva habitación, por un tiempito. Ay, recién vino el sodero que lo amo. O sea, no es que le doy ni me quiero casar con él, lo amo como persona, además lo conozco desde que soy chiquita. Papá sigue igual, tenemos que ayudarlo bastante, y también ayudarnos entre nosotros. Bueno, creo que voy a seguir larveando hasta que llegue la hora del fitness. Nine days until freedom.
Pd: quiero que la bitch de lengua me devuelva mi redacción así la paso acá, jeje. Bye.

Song: State of grace - Taylor Swift

No hay comentarios:

Publicar un comentario