martes, noviembre 20

It's gone

Afortunadamente,  lo que anoche pareció ser un ataque depresivo que venía arrastrando de hace semanas, se esfumó cuando me desperté. Releo la entrada y no entiendo bien qué es lo que me pasaba cuando la escribí. Creo que fue una explosión de todas las cosas que venía sintiendo. Pero al parecer, el hecho de que explotara esa bomba adentro mio fue suficiente para que todo terminara. Fue como si de repente hubiera largado eso que tenía guardado y me hubiera liberado por completo. No sé, de alguna forma no siento ninguna secuela de lo que pasó anoche. Todo volvió a la normalidad. De todas maneras no pienso borrar el texto, porque en este blog quiero dejar sentado todo lo que cruzó por mi cabeza, sean locuras o no.
Si hay algo de diferente entre lo que me pasaba hace dos años y lo que me pasó ayer, es que ahora adquirí esa capacidad para reflexionar lo que me pasa e intentar calmarme, cosa que antes no sabía hacer; simplemente me dejaba hundir y no veía la salida. Cuando me fui a la cama, empecé a repetirme una y otra vez que todo iba a estar bien, que no valía la pena estar mal por semejante estupidez y que hay cosas mucho peores. Pero bueno, no puedo hacer nada para suprimir el día de ayer. Pasó y listo. Aunque no lo quiera, soy un humano, y a veces me dejo atrapar por el dogma de la sociedad. Lo importante es que ya todo terminó y voy a hacer todo lo posible para que no vuelva a ocurrir.
Quería agradecerle a Ne (click acá para ver su blog) porque el comentario que hizo ayer en la entrada me sirvió muchísimo. Lo que más me gustó fue esto "La única que puede demandar cosas de vos y más en el sentido espiritual, sentimental, sos vos misma." Tiene toda la razón, y yo siempre pensé, sólo que en estos días parece que lo había olvidado. En fin, muchísimas gracias por hacerme saber que tengo alguien en quien confiar.
Lo que rescato de todo esto, reitero, es ver cómo mejoré en cuanto a la resolución de estas cosas. Supongo que estos ataques los sufrimos la mayoría de los adolescentes. Pero lo que sigue vigente en mi es que sé que algún día va a terminar, casi del todo. Ya no me va a interesar más la opinión de los demás y voy a poder, finalmente, centrarme en mi y en lo que quiero. Creo que estas cosas son parte de la edad, en especial esa vulnerabilidad frente al resto. Algún día creceremos, formaremos completamente nuestra personalidad y nuestros ideales, y nos va a ser mucho más fácil no guiarnos por lo que impone alguien más. Todo es cuestión de tiempo.
En fin, ya está. Es momento de dejar lo que pasó, en el pasado (aunque no haya ocurrido hace mucho). Quizás algunos se rían, pero justo estaba viendo "La familia del futuro". Película que me encanta, no sólo porque es divertida, sino por la enseñanza que nos deja: "deber dejar ir el pasado y caminar hacia el futuro".

Song: Use somebody- Kings Of Leon

2 comentarios:

  1. VOS controlás tus emociones, en vos está dejar de sentirte impotente y esas demás cosas que mencionaste en la entrada anterior, es cierto, a veces uno necesita ''explotar'' (no sé si esa será la palabra indicada :B), osea, dejar salir a la luz todo lo que tenés guardado y que a veces hace mal..

    ResponderEliminar
  2. ¡Graaaaaaaaaacias por el agradecimiento muchacha, muchas gracias! Me alegra mucho que mis palabras hayan sido útiles para vos :)

    ¡Abrazo gigante!

    ResponderEliminar