jueves, octubre 4

Memories come back to life


Si dibujara una línea del tiempo que representase mi vida, habría mil cosas que cambiaron y otras tantas que siguen iguales. Como siempre digo, jamás me arrepiento de nada que haya vivido, porque si es algo malo, se convierte en experiencia; sin embargo hay un par de cosas que lamento, que me hace desear volver el tiempo atrás y arreglar todo: los amigos que se fueron.
Si me paro en una fecha fija, por ejemplo, el día del amigo o el día del estudiante y vuelvo un año atrás, me encuentro con personas totalmente diferentes. Lo mismo si vuelvo dos años, o tres, o cuatro. En todos ellos lo disfruté de una manera diferente, pero es raro pensar que esas personas con las que alguna vez compartiste el mismo día, lo están pasando con otros. No es triste, pero es nostálgico.
Hubo miles de personas que pasaron por mi vida y en algún momento las consideré mis amigos. Con algunos de ellos me dejé de hablar, con otros estoy distanciada y otros siguen ahí, como siempre.
Una pelea definitiva con un amigo es lo más doloroso que hay. Es echar días, semanas o años de grandes momentos a la basura; pero en algún punto u otro, trae un beneficio por otro lado. "No hay mal que por bien no venga" porque quizás me abre los ojos a cómo realmente era esa persona, quizás me trae otro amigo que ocupe su lugar o quizás me doy cuenta que nunca hubiese podido funcionar. Pero no importa cuál de esas consecuencias suceda, jamás se llega a llenar ese vacío en el alma que me deja el saber que ya nada va a volver a ser como era antes. Cruzármelo, que no me dirija la palabra, y recordar que hace cierto tiempo todo era diferente. Saber que compartí salidas, sonrisas, secretos, llanto y consejos con esa persona. Creo que nunca se logra olvidarlas. En algunos momentos, hasta pienso en que puedo llegar a arreglar las cosas pero luego recuerdo el motivo por el que esa persona está ahí y yo estoy donde estoy. Lo recuerdo, pero no con rencor, sino pensando en que todo pasa por algo, y quizás ahora ella esté mejor.
El objetivo de esta entrada era dirigirme a toda esa gente con la que alguna vez compartí mi amistad. Puede que nunca lo lean, pero por alguna razón hoy recordé varias cosas y bueno, salió esta entrada :)
Quería decir que no importan las peleas, la distancia ni el olvido, gracias por aparecer, porque realmente fueron las personas que me marcaron. Una de las mejores frases que alguna vez me dijo mi viejo fue "un hombre es lo que hace con lo que hicieron de él" Todos los que entraron en mi vida, son los mismos en parte me hicieron lo que soy hoy. Alguna enseñanza me dejaron, y sea para bien o para mal, es una enseñanza al fin. Sigo aprendiendo de los que quedaron. Fueron, son y serán parte de mi esencia; están en mi.

2 comentarios:

  1. recordar esas cosas es viajar inevitablemente... o dejándonos felices o dejandonos con dudas de todo lo que pudimos o podríamos hacer

    ResponderEliminar