domingo, septiembre 9

Sexy Lady

Normalmente no hago entradas de este tipo, pero QUÉ BUEN SÁBADO LA PUTA MADRE.
Empiezo a relatar; se sabe que los días previos al fin de semana estuve terriblemente deprimida como dije en las otras entradas. El sábado me peleé con mi mamá, casi hasta llegar al punto de revolearnos cosas {para los que no me creen, les digo que me pateó la mochila, para que noten que no estoy siendo sarcástica} Así que le mandé un mensaje a una amiga, Coti, para que por favor nos reunamos en algún lado porque tenía que salir de esa casa en ese instante.
Accedió, y nos reunimos también con otro amigo, Mati. Fuimos a la plaza, y asombrosamente no tuve problema en contar lo que me estaba pasando. Será porque los dos son un amor.
Nos fuimos a otra plaza, pero cuando empezó a refrescar, terminamos en la casa de Mati, tocando la guitarra {él} y cantando. Me dijeron que canto lindo :3 y decidimos que se tenía que repetir.
Todavía no puedo creer cómo la música me puede transportar a otro mundo, a otros sentimientos.
Es mi paraíso, definitivamente.

2 comentarios:

  1. Ah los placeres de la vida! Me pasó lo mismo hoy, como que venía con esos días depresivos y hoy mis papás y mis hermanas se tuvieron que ir y me quedé sola en casa, puse música en el equipo grande y PLACERRRRRRR. Qué felicidad, loco.
    Un besote juliiiii <3

    ResponderEliminar
  2. La música siempre está ahí cuando nadie más lo está. Es lo mejor que el ser humano ha inventado.

    ResponderEliminar