miércoles, agosto 15

Never ever

Otra vez me presento ante esta situación donde no sé para qué lado ir, ni que decisión tomar, porque sé que me voy a arrepentir de cualquiera, o al menos eso es lo que yo pienso. Siempre tan positiva, ¿no?
Me invitaron a un lugar, y por un lado tengo ganas de ir, para no fallarle a la persona que me invitó. Pero no es el tipo de reunión donde me siento del todo cómoda, aunque conozca a gran parte de la gente que va. No me siento parte de ese grupo, siento que jamás puedo aportar mi opinión porque no hay suficiente confianza; y en parte también siento que esa gente disfruta que yo no vaya, o que no les caigo lo suficiente bien después de aquel incidente donde realmente saqué mi personalidad a relucir.
Por otro lado, no tengo ganas de ir, porque no quiero exponerme a todo eso de nuevo.
Detesto tanto pero tanto ser tan indecisa de no poder tomar una decisión tan estúpida como IR o NO IR. Cómo me van a atropellar en esta vida...

1 comentario:

  1. Me reeee pasa. Y siempre termino inventando alguna excusa para no ir, je. Igual depende de la relación que tengas con la persona.. de última andá un ratito (?) jajaja
    Un beso! <3

    ResponderEliminar