martes, agosto 14

Never gonna be the same

Hace cinco años que me levanto a la misma hora. Hace cinco años que que me subo al mismo auto, voy al mismo lugar, entro al mismo sector y saludo a la misma gente. Pero viniste y marcaste como un grueso punto que separó un antes y un después en esa repetitiva rutina. Ahora nada es lo mismo, porque cada vez que me despierto, lo hago de una forma diferente, aunque todo a mi alrededor sea igual que siempre.
Algunos días, con la depresión de mi vida, rememorando la última vez que nos vimos. Y otros días, llena de espectativas, pensando que en algún momento inesperado, voy a salir de acá y voy a encontrar a alguien que me vuele la mente CASI tanto como voz lo hiciste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario