martes, julio 17

Typical tuesday morning

Antes que nada, quería desearles un feliz cumple a mi mamá y a mi querido amigo Francisco.
Ayer pasé una tarde indescriptiblemente depresiva. Llegué a un punto donde si o sí, tenía que hacer algo para relajarme; entonces opté por lo que hago cada vez que estoy alterada: poner un CD en el reproductor de música y pintarme las uñas de los pies. Esto último es una costumbre que adquirí cuando tenía doce años. Como siempre me comía las uñas de las manos, sólo podía pintarme las de los pies.
Luego de llevar a cabo mi "ritual de relajación", estuve un rato en la computadora y decidí irme a leer.
Me desperté y verdaderamente me siento mucho mejor. Espero que dure.

No hay comentarios:

Publicar un comentario