sábado, junio 30

Somebody to love

Entiendo que lo que pasa dentro de mi cabeza es complicado. A veces ni siquiera yo misma me entiendo.
En varias ocasiones tomo posturas o digo comentarios de los que después me arrepiento, y digo ¿para qué hice eso? Me enojo sin razón, los celos me superan. Llego a un punto donde todo me irrita, y lo único que quiero es estar sola...estar para mi. Esto pasa porque, cuando yo estoy en convivencia, siempre algo va mal, siempre una pelea surge, y las peleas son mi punto más débil. Pero ahora me empecé a dar cuenta que también es mi culpa. Es mi culpa porque quizás soy una chica muy difícil de entender, por el hecho de que mis sentimientos pueden cambiar en cuestión de horas. Esto me lleva a discutir con la gente, mucho.
Cuando estoy mal, me preguntan '¿Qué te pasa?' cuando yo ni siquiera sé la respuesta. No es que 'lloro por nada', siempre proviene de algo, pero a veces no puedo descubrirlo sin ayuda de alguna amiga o de la psicóloga. Mi cabeza es un laberinto. Me enrollo mucho, no tengo las cosas claras. Soy muy indecisa hasta con la cosa más estúpida. Pienso demasiado, actúo poco. A veces no digo lo que siento por miedo a una confrontación. Mi cerebro va a diez mil por hora. Me hago mucho la cabeza por cualquier situación. Trato de adivinar lo que el otro piensa de mi.
Otro tema es que no puedo definirme. No sé bien qué soy, ni quién soy. Soy contradictoria. La chica alegre pero estúpida que llora todas las noches. La sociable que se aísla. La que actúa impulsivamente, pero piensa 350mil veces antes de hacer algo. La segura de si misma que no puede mirarse frente al espejo.
Estoy altamente hundida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario