miércoles, junio 27

Ser, o no ser: he aquí el problema. ¿Es más noble para el espíritu sufrir los golpes y dardos de la airada fortuna, o amarse contra un piélago de tormentos, y haciéndoles frente, ponerles término? Morir...dormir, no  más; y con un sueño pensar que damos fin a los pesares y a los mil conflictos naturales que constituyen la herencia de la carne: éste es el desenlace que deberíamos solicitar con anhelo. Morir...dormir; dormir...tal vez soñar. 

1 comentario:

  1. Tal vez soñar, tienes un encantador espacio,
    que tengas una buena semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar