jueves, mayo 31

Young Folks

Jueves extraño.
Hoy estaba viendo "If you really knew me" donde todos los chicos comenzaban a hablar sobre lo que realmente se sentía ser ellos mismos. Nadie sabía exactamente quiénes eran, y todo lo que veían de afuera era, en gran parte, falso. Me pegó demasiado.
Cuando me fui a bañar, en la ducha me puse a hacer lo que decía el señor del programa: "Cierren los ojos. Convivan por un momento con ustedes mismos. Pregúntense ¿cuál es mi miedo, mi trauma, la base de mis problemas? Saquen la verdad de adentro, y déjenla salir". Me puse a llorar y a pensar en eso. Va más allá de mis problemas de autoestima y esas pelotudeces, pero estoy dispuesta a hablarlo, y no me da tanta vergüenza como antes contarlo. Lo que siguió fue todavía más raro:
De repente estaba (y estoy) de un humor increíble. Se ve que me sirvió demasiado descargarme, porque puse música y empecé a bailar y a cantar como hago siempre en mi pieza, flasheando que soy Madonna en un World Tour.
En el programa hablaban de algo llamado "the comfort zone {la zona de comodidad}" Ése lugar, o momento, o situación donde todo pasa a segundo plano, y sentimos que podemos ser nosotros mismos. Mi zona de comodidad es esa: poder expresarme a través de la música. Ya sea cantando {bien o mal}, bailando {mal, porque no hay otra manera} o tirada en la cama con los auriculares. Estoy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario