sábado, mayo 12

Turning tables

La verdad me acaba de agarrar el ataque "no tengo ganas de ir a Bariloche". Realmente no me siento parte de mi división o de mi promoción. Es decir, tengo amigos claro, pero me siento diferente a todo el mundo. Siento que no la voy a pasar bien porque todos van a estar juntos, hablando entre ellos de gente que no conozco, riendo entre ellos de cosas que no entiendo. No sé, a veces pareciera que mis viejos quisieran obligarme a ir por el hecho de que mamá la pasó genial y papá no tuvo la oportunidad de ir.
A veces pienso que preferiría guardarme toda esa plata (que es mucha, de paso) para ahorrarla, destinada hacia algún viaje más grande. Sé que es una sola vez en la vida pero no me llama tanto la atención como a mis amigas, que no pueden esperar más a que llegue el día.
No sé qué hacer. Call me crazy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario