lunes, mayo 14

One night

No me voy a poner mal. Confieso que apenas me enteré, me chocó un poco y es normal, pero nada va a volver a ser como el arranque asesino/suicida que me generó la vez pasada, ni voy a hacer las mismas imbecilidades.
Esta vez decidí seguir los consejos de la gente, cosa que no pasa muy seguido.
"¿Realmente vale la pena sentirse mal? yo creo que no. Bien, entonces en vez de escuchar música depresiva y ponerme a llorar voy a ordenar la carpeta. Terminé, bueno, voy a vocalizar un rato con el piano. Listo, me voy a poner a hacer ejercicio. Ahora voy a bañarme y a cantar punchi punchi en la ducha. Bien, voy a lavar los platos" Y con esa actitud es como sobrepasé el día de hoy sin derramar ni una lágrima.
Hubo otra cosa que me ayudó a desentenderme. Sé que yo le importo. Yo le importo, por eso hizo lo que hizo cuando me vio mal. Ellas no le importan, además estaba tan ebrio que ni se acuerda de sus nombres. Cuando se acuerde de esta experiencia, tengo garantizado que va a pensar más en mi que en ellas. Además, si yo estuviera en su situación, no buscaría enamorarme. Me interesaría más hacerme amigos incondicionales e inolvidables, y sé que yo ocupo ese papel para él. Por otro lado si me pusiera mal cada vez que pasa esto, tendría que internarme en un loquero, y creo que todavía me queda un gramo de cordura.
Ya está, no es para tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario