martes, mayo 22

I was born to be alone

Estoy perdida. Me siento sola en el medio del Sahara. No sé quiénes son mis amigas, no sé qué piensan de mi las personas que me rodean. No sé si me quieren, si no me quieren, si harían por mi lo mismo que yo hago por ellas, si les importo, o si simplemente me escuchan de compromiso.
Hoy me di cuenta como ciertas personas están intentando hacerme el vacío, simplemente porque no saben comprender mi vida diaria. Yo siempre trato de estar para todo el mundo. Siempre trato de repartir mis tiempos perfectamente, de modo que todo quede cubierto. Jamás hago favoritismo con algunas personas antes que con otras. Pero a veces la vida nos trae cosas que pueden romper con esos planes. Trae vueltas, y no es algo que yo ni nadie podamos controlar. PASA Y LISTO, no puede ser tan jodido. No puedo entender como todavía haya gente que tiene esas actitudes. Estoy de acuerdo con que todos tenemos un lado inmaduro. Después de todo, somos adolescentes, no adultos. Pero esos razonamientos ni siquiera son dignos de una nena de 12 años.
Lo que más me molesta es que no me lo digan. Lo comentan por atrás, y sinceramente me rompe soberanamente las pelotas que no tengan los ovarios para venir a plantearme las cosas, para poder hablar como gente civilizada. Si no tuviéramos la mínima relación, lo entiendo. ¿Quién no criticó a un desconocido? Pero son mis amigas. No entiendo nada, la verdad que no entiendo nada.
Siempre pasa lo mismo, y nunca me voy a cansar de repetirlo. Deposito mi confianza, mi oído y mi cariño a personas que después me dan la espalda. Recién cuando me enojo, son capaces de querer arreglar las cosas con excusas y argumentos.
No sé si estoy en lo correcto, o si simplemente soy una pelotuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario